Texto: El Cantar de Roldán

Anónimo


Poema épico


0


Twitter Facebook Google+


No hay más información sobre el texto 'El Cantar de Roldán'.


Extracto de El Cantar de Roldán

Huye el día, la noche se ha hecho oscura. Carlos, el poderoso emperador, reposa. Ha tenido un sueño: hallábase en los más grandes puertos de Cize; sostenían sus manos su lanza de fresno. El conde Ganelón se la arrebataba y tan violentamente la blandía que hasta el cielo volaban las astillas.

Carlos duerme; no se ha despertado.

LVII

Después de esta visión, lo asedia otra. Sueña que está en Francia, en Aquisgrán, su capilla. Una bestia cruel le muerde el brazo derecho. Del lado de las Ardenas, ve llegar un leopardo, que con gran osadía se arroja sobre su cuerpo. Del fondo de la sala surge un lebrel que corre hacia Carlos, galopando y brincando; de una dentellada, parte al primer animal la oreja derecha y entabla feroz combate con el leopardo. Y los franceses dicen: "¡Qué terrible batalla!" ¿Quién de los dos vencerá? Nadie lo sabe.

Carlos duerme, no se ha despertado.

LVIII

Pasa la noche íntegra, el alba despunta clara. El emperador cabalga gallardamente entre las filas del ejercito.


Leer eBook

Descargar eBook ePub


Reseñas

Este texto no ha recibido aún ninguna valoración.


Se incorporó a textos.info el 11 de junio de 2016 por Edu Robsy.
Título visto 10 veces.
100 páginas / Tiempo de lectura aproximado: 2 horas, 56 minutos.