Arte Parietal

Arturo Robsy


Cuento



Twitter Facebook Google+


El Arte Parietal empezó en España pintando bisontes o arqueros con sus atributos al aire. Los franceses, cuando Marcelino de Sautuola publicó su descubrimiento en 1880, no se lo creyeron. Sólo cuando ellos encontraron los grabados de La Mouthe y de Font—de—Gaume, en 1901, y necesitaron presumir, acabaron aceptando que los bisontes de Altamira eran verdaderamente antiguos.

No obstante, estos sabios no supieron librarse de la idea de que el hombre antiguo, además de barbudo, sólo pensaba en la religión y en la comida y decidieron que las pinturas eran elementos de alguna práctica chamánica para propiciar la caza: magia imitativa. Hay que decir en su descargo que a principios de siglo todavía no se pintaba en las paredes.

Han tenido que pasar muchos años hasta que las nuevas costumbres políticas reprodujeran el arquetipo psicológico del pringatapias. Hoy el tal arquetipo, armado con aerosoles, vive su edad de oro dibujando ideogramas de elevado contenido filosófico y moral, pero los especialistas en historia antigua no parecen percibirlo; no son capaces de encontrar concomitancias entre Altamira y una valla de Madrid.

Afortunadamente, una nueva escuela prehistórica, encabezada por el Historiador Fernández, tiene algo más lógico que decir. Así, el mismo Historiador Fernández, en OLD TIME (Oxford, septiembre, 1989), se pregunta: «¿No es posible imaginar cómo debió sentirse el hombre dibujado desnudo, rodeado de mujeres que le contemplaban, según aparece en el abrigo de El Cogul (Lérida)? ¿No estamos ante un intento de ridiculizar la virilidad de alguien, posiblemente un cargo de la administración de la época? Y todas aquellas mujeres mirando hacia abajo y señalando con el dedo...Esta teoría se refuerza por el hecho de que muy cerca, a los pies del jerarca, está dibujado lo que parece un asno.»

Desde esta nueva óptica, el Historiador Fernández ha presentado traducciones de conocidas inscripciones en alfabeto ibérico, hasta hoy indescifrables:

«Argantonio vende Tartessos a los griegos y a su madre a quien paga», dice una hallada en Huelva.« Desecando la marisma —dice otra— el cuñado de Gerión se está haciendo rico».

Los ejemplos son variados: "Mandonio es un hijo de romano." "¿Con qué se ha construido Endobélico esa villa de quince pozos negros?" "Que se prohiban las cuadrigas de alquiler." "Viriato, córtales los..."

Pese al escándalo que estas traducciones han causado en el mundillo científico, para el ciudadano resultan muy actuales y ciertas. Sobre todo éstas, halladas en Numancia: «Antes la muerte que pagar un duro más» «Servicio militar de sólo diez años»

También de Numancia procede la inscripción más polémica, calificada de falsa hasta por los partidos de la oposición: «Si quieres que sólo te den tres latigazos al día, apúntate a la Unión General de Siervos. Viva Filipo.»

Se excusa decir que el Historiador Fernández ha recibido una subvención del Ministerio de Cultura.


Publicado el 10 de julio de 2016 por Edu Robsy.
Leído 1 vez.