Texto: El Dominio de Arnheim

Edgar Allan Poe


Cuento


0


Twitter Facebook Google+


No hay más información sobre el texto 'El Dominio de Arnheim'.


Extracto de El Dominio de Arnheim

Era un poeta en él sentido más amplio y más noble de la palabra. Además, comprendía el verdadero carácter, el propósito augusto, la suprema majestad y dignidad del sentimiento poético. Por instinto, sentía que la más completa, si no la única satisfacción de este sentimiento, radicaba en la creación de nuevas formas de belleza. Algunas peculiaridades suyas, bien de su temprana educación o bien debidas a la naturaleza de su inteligencia, habían teñido con algo de lo que se llama materialismo todas sus especulaciones éticas; Y fue tal vez esta preferencia suya la que le condujo a creer que la más ventajosa, cuando menos, si es que no el único campo legítimo para el ejercicio poético, radica en la creación de nuevos modos de una belleza puramente física. Por esto nunca llegó a ser ni músico ni poeta—si usamos este término en su corriente acepción—. O es posible también que olvide ser alguna de estas cosas, por mostrarse consecuente con su idea de que en el desprecio de la ambición puede hallarse uno de los principios esenciales para lograr la felicidad sobre la Tierra. ¿No es posible, en verdad, que mientras un genio de elevada categoría es necesariamente ambicioso, el de orden más superior todavía se halle por encima de lo que se llama ambición? ¿Y no puede suceder que muchos genios más grandes que Milton hayan permanecido por su voluntad "mudos" y sin gloria? Creo que el mundo nunca ha visto y no verá jamás, a menos que una serie de accidentes aguijoneara a los rangos más elevados del espíritu humano,


Leer eBook

Descargar eBook ePub


Reseñas

Este texto no ha recibido aún ninguna valoración.


Se incorporó a textos.info el 21 de mayo de 2016 por Edu Robsy.
Título visto 11 veces.
19 páginas / Tiempo de lectura aproximado: 33 minutos.