El Ánfora de Pandora

Joan Carlos Vinent


cuento



Twitter Facebook Google+


Índice

El Ánfora de Pandora


Estaba en el lugar indicado. Decidió esperar. Había tiempo para seguir con el plan. No podía tardar demasiado. Podrían sospechar. Arrancó la motocicleta y llegó a casa. Era una cabaña sobria pero refugio suficiente para el duro invierno que intentaba emular lugares de monotonía septentrional. Encendió la lámpara de petróleo y añadió unos troncos a los rescoldos aletargados. De entre el polvo sacó un libro deseoso de revivir en la soledad de la noche heladora. Leyó el último capítulo del libro. No le importaba el final, sino el camino. Así que ya estaba preparado para saborear cada una de las palabras de un todo que culminaba con un desenlace que resultaba absurdo sin contar con cada una de las partes esenciales que creaban armonía en una historia que cobraría valor poco a poco.         La noche húmeda seguía su curso y repiqueteaba en el tejado oxidado de la caseta del viejo mastín.         ¿Era el plan adecuado? ¿Cómo haría para zafarse de las miradas ajenas? Él conocía lo que había bajo esa pila bautismal paleocristiana, pero la prudencia evitó conocer el contenido de la ansiada caja. Después de tanto tiempo y tantos esfuerzos por encontrarla, ahora sentía que llegaba a su fin una aventura que le mantuvo vivo durante años. ¿Qué iba a hacer después? ¿Qué podría haber en la caja? ¿Iba a cambiar su vida? Y si era así, ¿para mejor o para peor? ¿Encontraría un tesoro o una caja de Pandora? ¿Realmente lo espiaban o era sólo fruto de su imaginación? Las dudas y preguntas empezaban a abrumarle. Hasta ahora había tenido una meta, un trayecto que seguir, una certidumbre en busca de algo concreto; pero esa concreción, ese algo tangible empezaba a metamorfosearse en incertidumbre, en miedo a lo desconocido, en nerviosismo, en insomnio, en inapetencia, en afán de evasión, en la búsqueda en la inmersión en otros mundos que aplazaran su decisión final.

Alaior, 23 de febrero de 2003

© jcvinent



Publicado el 8 de mayo de 2016 por Juan Carlos Vinent Mercadal.
Leído 7 veces.