Texto: El Tesoro de Gastón

Emilia Pardo Bazán


Novela


0


Twitter Facebook Google+


No hay más información sobre el texto 'El Tesoro de Gastón'.


Extracto de El Tesoro de Gastón

—Mire usted, tía, que usted habló de dos papeles… y aquí hay uno, uno no más.

Indescriptible expresión de pena cavilosa oscureció el mirar de doña Catalina. Su cabeza tuvo un temblequeteo senil y sus manos se enclavijaron, como si pidiese misericordia.

—¡Yo, yo destruí el otro! —gimió desconsolada.

—¿Usted? ¿Por qué?… ¿Lo destruyó usted a propósito? ¿Qué era?

—Era el que más valía… ¡Era el plano!…

—¡El plano! —repitió Gastón—. ¿Un plano del castillo, sin duda?

—Del castillo y de sus alrededores… Con tinta azul, y señalcitas de puntos encarnados… Hecho por él mismo… ¡Si tenía una cabeza, un saber de todo!

—¿Pero y cómo destruyó usted ese documento… ?, ¿cómo fue?…

—Porque… ¡Verás!… Yo, en el mundo, padecía síncopes… y unas congojas… así como convulsiones… Cuando me encerré sola a quemar aquellas cartas… ¡las de las esencias!, mientras ardían, abrí la caja esta de plata… saqué los papeles… los estuve mirando… Y cátate que de improviso me da el ataque… no quiero llamar, porque las cartas no las debía ver nadie… lo pasé allí, sin auxilio… caigo, junto al fuego… el plano enrollado rueda a la chimenea… y gracias a Nuestra Señora, que no ardí yo… pero se me tostaron las suelas de los zapatos. Milagrosamente me salvé.


Leer eBook

Descargar eBook ePub


Reseñas

Este texto no ha recibido aún ninguna valoración.


Se incorporó a textos.info el 8 de septiembre de 2016 por Edu Robsy.
Título visto 2 veces.
109 páginas / Tiempo de lectura aproximado: 3 horas, 11 minutos.