Texto: El Repartidor de Agua Bendita

Guy de Maupassant


Cuento


0


Twitter Facebook Google+


No hay más información sobre el texto 'El Repartidor de Agua Bendita'.


Leer en línea

ebook ePub

ebook ePub (sin imágenes)

Amazon Kindle

Amazon Kindle (sin imágenes)


Extracto de El Repartidor de Agua Bendita

Así dio vueltas toda la noche, llenando con sus gritos las tinieblas, espantando a los animales vagabundos, asolado por una terrible angustia y creyendo enloquecer por momentos. Su mujer se quedó llorando, sentada en el quicio de la puerta, hasta el amanecer.

Su hijo no apareció.

A partir de aquel momento empezó para ellos la rápida vejez de una tristeza sin consuelo.

Al final acabaron vendiendo su casa y se lanzaron directamente a la búsqueda.

Preguntaron, en los pueblos a los campesinos y a las autoridades en las ciudades. Pero hacía ya mucho tiempo que su hijo estaba perdido; nadie sabía nada; sin duda él mismo habría ya olvidado su nombre y el de su pueblo; y ellos aun sin esperanza, seguían llorando.

Llegó un momento en el que el dinero se acabó; entonces se pusieron a trabajar de jornaleros en las granjas y las posadas para suplir sus modestas necesidades, viviendo de los restos de los demás, durmiendo en suelo duro y pasando frío. Pero como a costa de tantas fatigas se habían debilitado cada vez más ya nadie los quería para trabajar por lo que se vieron obligados a mendigar por los caminos. Se acercaban al paso de los viandantes con la cara triste y voz suplicante; imploraban un mendrugo de pan a los segadores que comían al mediodía bajo un árbol en medio de la llanura; y comían en silencio, sentados al borde de la cuneta.


Reseñas

Este texto no ha recibido aún ninguna valoración.


Se incorporó a textos.info el 19 de mayo de 2016 por Edu Robsy.
Título visto 2 veces.
4 páginas / Tiempo de lectura aproximado: 8 minutos.