Texto: La Declaración

Guy de Maupassant


Cuento


0


Twitter Facebook Google+


No hay más información sobre el texto 'La Declaración'.


Extracto de La Declaración

Pero ésta se detiene bruscamente, deja en el suelo su carga, se sienta y se echa a llorar con amargura.

La abuela Malivoire, no oyendo sus pasos, se vuelve y queda estupefacta.

—¿Qué tienes? —dice.

Y la hija, Celeste, una moza alta, rubia, de cabellos tostados, de mejillas quemadas y manchadas de pecas, como si en el rostro le hubiesen caído gotas de fuego mientras se peinaba un día al sol, murmuró, gimoteando nuevamente, cual gime el niño a quien se pega:

—¡No puedo llevar la leche!

La madre la miraba con aire inquieto. Repitió:

—¿Qué tienes?

Celeste agregó sentada en el suelo entre sus dos cubos y tapándose el rostro con el delantal:

—Esto me duele demasiado. No puedo.

La madre repitió por segunda vez:

—¿Qué tienes?

Y gimió la muchacha:

—Creo que estoy encinta.

Y sollozó.

La vieja soltó a su vez los cubos de leche, tan asombrada, que no sabía qué decir. Por último, balbució:


Leer eBook

Descargar eBook ePub


Reseñas

Este texto no ha recibido aún ninguna valoración.


Se incorporó a textos.info el 8 de junio de 2016 por Edu Robsy.
Título visto 6 veces.
5 páginas / Tiempo de lectura aproximado: 9 minutos.