Texto: La Declaración

Guy de Maupassant


Cuento


0


Twitter Facebook Google+


No hay más información sobre el texto 'La Declaración'.


Leer en línea

ebook ePub

ebook ePub (sin imágenes)

Amazon Kindle

Amazon Kindle (sin imágenes)


Extracto de La Declaración

Pero ésta se detiene bruscamente, deja en el suelo su carga, se sienta y se echa a llorar con amargura.

La abuela Malivoire, no oyendo sus pasos, se vuelve y queda estupefacta.

—¿Qué tienes? —dice.

Y la hija, Celeste, una moza alta, rubia, de cabellos tostados, de mejillas quemadas y manchadas de pecas, como si en el rostro le hubiesen caído gotas de fuego mientras se peinaba un día al sol, murmuró, gimoteando nuevamente, cual gime el niño a quien se pega:

—¡No puedo llevar la leche!

La madre la miraba con aire inquieto. Repitió:

—¿Qué tienes?

Celeste agregó sentada en el suelo entre sus dos cubos y tapándose el rostro con el delantal:

—Esto me duele demasiado. No puedo.

La madre repitió por segunda vez:

—¿Qué tienes?

Y gimió la muchacha:

—Creo que estoy encinta.

Y sollozó.

La vieja soltó a su vez los cubos de leche, tan asombrada, que no sabía qué decir. Por último, balbució:


Reseñas

Este texto no ha recibido aún ninguna valoración.


Se incorporó a textos.info el 8 de junio de 2016 por Edu Robsy.
Título visto 6 veces.
5 páginas / Tiempo de lectura aproximado: 9 minutos.