Texto: El Duendecillo y la Mujer

Hans Christian Andersen


Cuento infantil


0


Twitter Facebook Google+


No hay más información sobre el texto 'El Duendecillo y la Mujer'.


Leer en línea

ebook ePub

ebook ePub (sin imágenes)

Amazon Kindle

Amazon Kindle (sin imágenes)


Extracto de El Duendecillo y la Mujer

—Tiene usted ingenio, señor Kisserup —respondió la mujer—. Mucho ingenio, se lo aseguro. Hablando con usted, veo más claro en mí misma.

Y siguieron tratando de cosas bellas y virtuosas. Pero en la cocina había también alguien que hablaba; era el duendecillo, el duendecillo vestido de gris, con su gorrito rojo. Ya lo conoces.

Pues el duendecillo estaba en la cocina vigilando el puchero; hablaba, pero nadie lo atendía, excepto el gato negro, el «ladrón de nata», como lo llamaba la mujer.

El duendecillo estaba enojado con la señora porque —bien lo sabía él— no creía en su existencia. Es verdad que nunca lo había visto, pero, dada su vasta erudición, no tenía disculpa que no supiera que él estaba allí y no le mostrara una cierta deferencia. Jamás se le ocurrió ponerle, en Nochebuena, una buena cucharada de sabrosas papillas, homenaje que todos sus antecesores habían recibido, incluso de mujeres privadas de toda cultura. Las papillas habían quedado en mantequilla y nata. Al gato se le hacía la boca agua sólo de oírlo.


Reseñas

Este texto no ha recibido aún ninguna valoración.


Se incorporó a textos.info el 26 de junio de 2016 por Edu Robsy.
Título visto 1 vez.
5 páginas / Tiempo de lectura aproximado: 9 minutos.