Texto: El Porquerizo

Hans Christian Andersen


Cuento infantil


0


Twitter Facebook Google+


No hay más información sobre el texto 'El Porquerizo'.


Extracto de El Porquerizo

—Vamos, no te aflijas aún, y veamos qué hay en la otra caja —aconsejó el Emperador; y salió entonces el ruiseñor, cantando de un modo tan bello, que no hubo medio de manifestar nada en su contra.

—¡Superbe, charmant! —exclamaron las damas, pues todas hablaban francés a cual peor.

—Este pájaro me recuerda la caja de música de la difunta Emperatriz —observó un anciano caballero—. Es la misma melodía, el mismo canto.

—En efecto —asintió el Emperador, echándose a llorar como un niño.

—Espero que no sea natural, ¿verdad? —preguntó la princesa.

—Sí, lo es; es un pájaro de verdad —respondieron los que lo habían traído.

—Entonces, dejadlo en libertad —ordenó la princesa; y se negó a recibir al príncipe.

Pero éste no se dio por vencido. Se embadurnó de negro la cara y, calándose una gorra hasta las orejas, fue a llamar a palacio.

—Buenos días, señor Emperador —dijo—. ¿No podríais darme trabajo en el castillo?


Leer eBook

Descargar eBook ePub


Reseñas

Este texto no ha recibido aún ninguna valoración.


Se incorporó a textos.info el 28 de junio de 2016 por Edu Robsy.
Título visto 1 vez.
4 páginas / Tiempo de lectura aproximado: 8 minutos.