Texto: El Tesoro Dorado

Hans Christian Andersen


Cuento infantil


0


Twitter Facebook Google+


No hay más información sobre el texto 'El Tesoro Dorado'.


Leer en línea

ebook ePub

ebook ePub (sin imágenes)

Amazon Kindle

Amazon Kindle (sin imágenes)


Extracto de El Tesoro Dorado

—¡No vayas a casa, Pedro! —gritaban los golfillos callejeros

Si duermes en la buhardilla, se pegará fuego en el piso alto y tu padre tendrá que batir el tambor.

—¡Pero antes me dejará las baquetas! —replicaba Pedro, y, a pesar de ser pequeño, arremetía valientemente contra ellos y tumbaba al primero de un puñetazo en el estómago, mientras los otros ponían pies en polvorosa.

El músico de la ciudad era un hombre fino y distinguido, hijo de un tesorero real. Le gustaba el aspecto de Pedro, y alguna vez que otra se lo llevaba a su casa; le regaló un violín y le enseñó a tocarlo. El niño tenía gran disposición; la habilidad de sus dedos parecía indicar que iba a ser algo más que tambor, que sería músico municipal.

—Quiero ser soldado —decía, sin embargo. Era todavía un chiquillo, y creía que lo mejor del mundo era llevar fusil, marcar el paso, «¡un, dos, un, dos!», y lucir uniforme y sable.

—Pues tendrás que aprender a obedecer a mi llamada —decía el tambor—. ¡Plan, plan, rataplán!


Reseñas

Este texto no ha recibido aún ninguna valoración.


Se incorporó a textos.info el 28 de junio de 2016 por Edu Robsy.
Título visto 1 vez.
9 páginas / Tiempo de lectura aproximado: 16 minutos.