Texto: El Buey Cebado

Hector Hugh Munro "Saki"


Cuento


0


Twitter Facebook Google+


No hay más información sobre el texto 'El Buey Cebado'.


Leer en línea

ebook ePub

ebook ePub (sin imágenes)

Amazon Kindle

Amazon Kindle (sin imágenes)


Extracto de El Buey Cebado

—Hay un buey en mi jardín —anunció, a modo de explicación por aquel allanamiento tempestuoso.

—Un buey... —dijo Eshley, en tono indiferente y harto presumido— ¿Qué clase de buey?

—¡Oh, no sé de qué clase! —respondió con brusquedad la dama—. Un buey común, o de jardín, como se dice en jerga. Y lo del jardín es lo que me molesta. Al mío acaban de ponerlo en orden para el invierno, y un buey vagando por ahí no va a mejorar las cosas. Además, los crisantemos están empezando a florecer.

—¿Cómo se metió al jardín? —preguntó Eshley.

—Me figuro que por la puerta —dijo la dama, llena de impaciencia—. No puede haber escalado los muros, y no creo que lo hayan tirado de un avión para anunciar el caldo Bovril. La pregunta importante por ahora no es cómo entró, sino cómo sacarlo.

—¿Y no quiere irse? —dijo Eshley.

—Si estuviera muy ansioso por hacerlo —dijo Adela Pingsford con bastante enfado—, yo no habría venido aquí a charlar con usted al respecto. Estoy prácticamente sola; la criada tiene la tarde libre y la cocinera anda postrada con un ataque de neuralgia. Si algo aprendí en la escuela o después en la vida sobre cómo se saca un buey enorme de un jardín pequeño, se me acaba de borrar de la memoria. Sólo se me ocurrió pensar que usted es mi vecino y que es pintor de reses, presumiblemente más o menos versado en los temas que pinta, y que tal vez podría darme una ayuda mínima. A lo mejor me equivoqué.


Reseñas

Este texto no ha recibido aún ninguna valoración.


Se incorporó a textos.info el 25 de julio de 2016 por Edu Robsy.
Título visto 7 veces.
5 páginas / Tiempo de lectura aproximado: 10 minutos.