Texto: Sredni Vashtar

Hector Hugh Munro "Saki"


Cuento


0


Twitter Facebook Google+


No hay más información sobre el texto 'Sredni Vashtar'.


Leer en línea

ebook ePub

ebook ePub (sin imágenes)

Amazon Kindle

Amazon Kindle (sin imágenes)


Extracto de Sredni Vashtar

La Mujer se entregaba a la religión una vez por semana, en una iglesia de los alrededores, y obligaba a Conradín a que la acompañara, pero el servicio religioso significaba para el niño una traición a sus propias creencias. Pero todos los jueves, en el musgoso y oscuro silencio de la casilla, Conradín oficiaba un místico y elaborado rito ante el cajón de madera, santuario de Sredni Vashtar, el gran hurón. Ponía en el altar flores rojas cuando era la estación y moras escarlatas cuando era invierno, pues era un dios interesado especialmente en el aspecto impulsivo y feroz de las cosas; en cambio, la religión de la Mujer, por lo que podía observar Conradín, manifestaba la tendencia contraria.

En las grandes fiestas espolvoreaba el cajón con nuez moscada, pero era condición importante del rito que las nueces fueran robadas. Las fiestas eran variables y tenían por finalidad celebrar algún acontecimiento pasajero. En ocasión de un agudo dolor de muelas que padeció por tres días la señora De Ropp, Conradín prolongó los festivales durante todo ese tiempo, y llegó incluso a convencerse de que Sredni Vashtar era personalmente responsable del dolor. Si el malestar hubiera durado un día más, la nuez moscada se habría agotado.


Reseñas

Este texto no ha recibido aún ninguna valoración.


Se incorporó a textos.info el 25 de julio de 2016 por Edu Robsy.
Título visto 9 veces.
5 páginas / Tiempo de lectura aproximado: 9 minutos.