Texto: Las Encantadas

Herman Melville


Viajes


0


Twitter Facebook Google+


No hay más información sobre el texto 'Las Encantadas'.


Leer en línea

ebook ePub

ebook ePub (sin imágenes)

Amazon Kindle

Amazon Kindle (sin imágenes)


Extracto de Las Encantadas

Desde una base muy similar a una escalera quebrada, que las olas bañaban como a los peldaños de un palacio acuático, la torre se elevaba, como si fuesen entabladuras por salientes, hasta una cumbre descarnada. Estas repisas uniformes, que integran la mole, constituyen su rasgo más original. Pues en sus líneas de confluencia se proyectan a nivel en salientes que forman círculos, desde la parte más baja hasta la más alta, elevándose la una sobre la otra en grupos calibrados. Y así como en los aleros de cualquier vieja abadía o de cualquier granero proliferan las golondrinas, así también podían encontrarse innumerables aves marinas en estas salientes de roca. Alero sobre alero y nido sobre nido. Aquí y allá aparecían largos regueros de excrementos de ave de un blanco espectral que manchaban la torre desde el mar hasta el aire y que fácilmente explicaban su apariencia de velamen desde lejos. Todo hubiera resultado extremadamente tranquilo, de no haber sido por el condenado estrépito que hacían las aves. No sólo era que pululaban en los aleros sino que también volaban por lo alto en espesas bandadas, desplegándose como un pabellón alado en movimiento constante. La torre es el refugio de las aves acuáticas en cientos de leguas a la redonda. Al norte, al este y al oeste no hay otra cosa que el océano eterno; de modo que el halcón fragata procedente de las costas de América del Norte, Polinesia o Perú, la primera tierra que toca es en Roca Redonda. Y sin embargo, por más que Roca Redonda sea tierra firme, ningún pájaro terrícola se posó jamás en ella. ¡Imagínense allí un petirrojo o un canario! Qué caída en las garras de los filisteos cuando el pobre gorjeador se encontrara rodeado por estas tupidas bandadas de vigorosas aves bandidas, provistas de largos picos tan crueles como dagas.


Reseñas

Este texto no ha recibido aún ninguna valoración.


Se incorporó a textos.info el 22 de marzo de 2017 por Edu Robsy.
Título visto 3 veces.
72 páginas / Tiempo de lectura aproximado: 2 horas, 6 minutos.