Texto: El Cuervo

Hermanos Grimm


Cuento infantil


0


Twitter Facebook Google+


No hay más información sobre el texto 'El Cuervo'.


Extracto de El Cuervo

— Estoy segura de que duerme.

Y, en efecto, cuando llegó al lugar de la cita lo vio tumbado en el suelo, dormido. Se apartó del coche, fue hasta él, y lo sacudió y llamó, pero en vano. Al mediodía siguiente, la vieja fue de nuevo a ofrecerle comida y bebida. El hombre se negó a aceptar; no obstante, ante la insistencia, volvió a beber otro sorbo de la copa. Poco antes de las dos fue de nuevo al jardín, al lugar convenido, a esperar la llegada del cuervo; pero, de repente, le asaltó una fatiga tan intensa que las piernas no lo sostenían; incapaz de dominarse, se tiró en el suelo y volvió a quedarse dormido como un tronco. Al pasar el cuervo en su carroza de cuatro caballos rojos, dijo tristemente:

— ¡Seguro que duerme! — y se acercó a él; pero tampoco hubo modo de despertarle. Al tercer día le preguntó la vieja:

— ¿Qué es eso? No comes ni bebes. ¿Acaso quieres morirte?

Pero él contestó:

— No quiero ni debo comer ni beber nada.


Leer eBook

Descargar eBook ePub


Reseñas

Este texto no ha recibido aún ninguna valoración.


Se incorporó a textos.info el 26 de agosto de 2016 por Edu Robsy.
Título visto 3 veces.
6 páginas / Tiempo de lectura aproximado: 10 minutos.