Texto: El Regreso de Anaconda

Horacio Quiroga


Cuento


0


Twitter Facebook Google+


No hay más información sobre el texto 'El Regreso de Anaconda'.


Leer en línea

ebook ePub

ebook ePub (sin imágenes)

Amazon Kindle

Amazon Kindle (sin imágenes)


Extracto de El Regreso de Anaconda

— ¿Pero las lluvias necesarias? — objetaron las ratas de agua, que no podían ocultar sus dudas —. ¡No sabemos si van a venir!

— ¡Vendrán! Y antes de lo que imaginan. ¡Yo lo sé!

— Ella lo sabe — confirmaron las víboras —. Ella ha vivido entre los hombres. Ella los conoce.

— Sí, los conozco. Y sé que un solo camalote, uno solo, arrastra a la deriva de una gran creciente, la tumba de un hombre.

— ¡Ya lo creo! — sonrieron suavemente las víboras —. Tal vez de dos...

— O de cinco... — bostezó un viejo tigre desde el fondo de sus ijares —. Pero dime — se desesperezó directamente hacia Anaconda —: ¿estás segura de que los camalotes alcanzarán a cegar el río? Lo pregunto por preguntar.

— Claro que no alcanzarán los de aquí, ni todos los que puedan desprenderse en doscientas leguas a la redonda... Pero te confieso que acabas de hacer la única pregunta capaz de inquietarme. ¡No, hermanos! Todos los camalotes de la cuenca del Paranahyba y del Río Grande con todos sus afluentes, no alcanzarían a formar una barra de diez leguas de largo a través del río. Si no contara más que con ellos, hace tiempo que me hubiera tendido a los pies del primer caipira con machete... Pero tengo grandes esperanzas de que las lluvias sean generales e inunden también la cuenca del Paraguay. Ustedes no la conocen... Es un gran río. Si llueve allá, como indefectiblemente lloverá aquí, nuestra victoria es segura. Hermanos; ¡hay allá esteros de camalotes que no alcanzaríamos a recorrer nunca, sumando nuestras vidas!


Reseñas

Este texto no ha recibido aún ninguna valoración.


Se incorporó a textos.info el 27 de julio de 2016 por Edu Robsy.
Título visto 17 veces.
17 páginas / Tiempo de lectura aproximado: 30 minutos.