Texto: El Castillo de la Bella Durmiente

Pierre Loti


Cuento


0


Twitter Facebook Google+


No hay más información sobre el texto 'El Castillo de la Bella Durmiente'.


Leer en línea

ebook ePub

ebook ePub (sin imágenes)

Amazon Kindle

Amazon Kindle (sin imágenes)


Extracto de El Castillo de la Bella Durmiente

Es sin duda un lugar único en nuestro clima. El pequeño riachuelo sin nombre que atraviesa todo el bosque por un valle en pendiente, que se entretiene allí rodeado de rocas, oculto bajo un montón de vegetación silvestre, se expande en medio de las turbas y de los herbazales para formar algo similar a un pantano tropical. Antes de que yo hubiera contemplado las verdaderas flores exóticas, aquel barranco se las revelaba ya a mi imaginación de niño. Los árboles que forman aquí una oscuridad verdosa son singularmente altos, esbeltos, agrupados por manojos que se inclinan como los bambúes. Al abrigo de esas bóvedas de ramas y de esa especie de acantilado que protege como un muro del viento invernal, toda una reserva de naturaleza virgen permanece acurrucada en una humedad y una tibieza casi subterráneas; los juncos brotan de cepas tan viejas y tan altas que se les diría subidos sobre un tronco como las dracenas; lo mismo cabría decir del mayor de nuestros helechos, la osmunda, que ahí parece casi arborescente. Es también la región de los musgos prodigiosos que parecen plumas rizadas sobre todas las piedras del suelo, y de otras mil plantas desconocidas en otros lugares, de una fragilidad y desconfianza extremas, que no se arriesgan a brotar sino sobre terrenos tranquilos desde siempre.


Reseñas

Este texto no ha recibido aún ninguna valoración.


Se incorporó a textos.info el 29 de septiembre de 2016 por Edu Robsy.
Título visto 2 veces.
9 páginas / Tiempo de lectura aproximado: 16 minutos.