Texto: A Rey Muerto

Arturo Robsy


Cuento


0


Twitter Facebook Google+


No hay información adicional sobre el texto "A Rey Muerto".


Extracto de A Rey Muerto

Las mejores cadenas de televisión y radio tuvieron pronto programas en los que se mostraba a hombres y mujeres buenos que relataban sus experiencias: el que consagró su vida a educar ciegos; el que enfermó cuidando leprosos por amor de Dios; el que dio su dinero a los pobres para vivir después pobre él, pero en paz...

Cientos de periodistas daban batidas por el ancho mundo, levantando bondadosos. Luego los atrapaban y los conducían, entre sonrisas, a los medios de comunicación: no en vano los anuncios que entreveraban esos programas eran los de mayor audiencia.

El juez retirado y el fraile soportaban un gran trabajo vigilando todas las emisiones. Varias agencias especializadas les pasaban resúmenes exactos y abreviados de aquella ola de bondad que sacudía al mundo. Ellos mismos jamás pensaron que hubiera tanta gente buena, sacrificada y callada. Pero había un reparo: abandonaban su discreto silencio por el interés de hacerse con la herencia. Decían, sí, que la usarían para obras de caridad. Pero la querían.


Leer


Reseñas

Este texto no ha recibido aún ninguna valoración.


Se incorporó a textos.info el 21 de abril de 2016 por Edu Robsy.
Título visto 18 veces.
4 páginas / Tiempo de lectura aproximado: 8 minutos.