Texto: Blancanieve y Rojarosa

Hermanos Grimm


Cuento infantil


0


Twitter Facebook Google+


No hay información adicional sobre el texto "Blancanieve y Rojarosa".


Extracto de Blancanieve y Rojarosa

Una noche, cuando estaban hablando con la mayor tranquilidad, llamaron a la puerta. —Rosaroja; dijo la madre, ve a abrir corriendo, pues sin duda será algún viajero extraviado que buscará asilo por esta noche.

Rosaroja fue a descorrer el cerrojo y esperaba ver entrar algún pobre, cuando asomó un oso su gran cabeza negra por la puerta entreabierta. Rosaroja echó a correr dando gritos, el cordero comenzó a balar, la paloma revoloteaba por todo el cuarto y nieveblanca corrió a esconderse detrás de la cama de su madre. Pero el oso les dijo: —No temáis, no os haré daño; solo os pido permiso para calentarme un poco; pues estoy medio helado.

—Acércate al fuego, pobre oso; contestó la madre, pero ten cuidado de no quemarte la piel.

Después llamó a sus hijas de esta manera: —Nieveblanca, Rosaroja, venid; el oso no os hará daño, tiene buenas intenciones.

Entonces vinieron las dos hermanas, y se acercaron también poco a poco el cordero y la tórtola y olvidaron su temor.


Leer


Reseñas

Este texto no ha recibido aún ninguna valoración.


Se incorporó a textos.info el 23 de agosto de 2016 por Edu Robsy.
Título visto 5 veces.
6 páginas / Tiempo de lectura aproximado: 12 minutos.