Texto: El Armario Viejo

Charles Dickens


Cuento


0


Twitter Facebook Google+


No hay información adicional sobre el texto "El Armario Viejo".


Extracto de El Armario Viejo

—Para servirle, señor Benson —saludó—. Me alegro de que no haya cerrado aún. Deseo tratar con usted un pequeño negocio.

—¿Tiene usted algún reloj de más y algunas guineas de menos? —preguntó Benson abriendo un cajoncito.

—No, señor, no me sobra ninguno. Respecto a las guineas, tengo, por fortuna, bastantes todavía para poder comprarle un mueble que he visto esta mañana al pasar delante de su tienda: un armario pequeño con cajones... Creo que es de encina... ¡Ah! Casualmente está ahí...

—¡Dispénseme! —exclamó Benson al comprender que había juzgado mal al comprador, quien llegaba a la hora intempestiva que suele elegirse para deshacerse de alguna prenda—. Si le interesa el armario está por completo a su disposición... ¡Buen mueble, de veras..., de encina, sí..., y encina de primera calidad, con cajones muy útiles y bonitos! Ese armario me ha costado bastante caro en la subasta del granjero Merrywood, que murió la semana pasada. Pero me conformo con poca ganancia, aunque se han puesto de moda los muebles antiguos. El granjero Merrywood decía que este armario lo tenía su familia desde hace lo menos dos siglos. Puedo vendérselo por dos libras esterlinas.


Leer


Reseñas

Este texto no ha recibido aún ninguna valoración.


Se incorporó a textos.info el 18 de junio de 2016 por Edu Robsy.
Título visto 2 veces.
14 páginas / Tiempo de lectura aproximado: 24 minutos.