Texto: Elda y Angotea

Aleksandr Grin


Cuento


0


Twitter Facebook Google+


No hay información adicional sobre el texto "Elda y Angotea".


Extracto de Elda y Angotea

—¡Que bien! —dijo Elda, después de guardar un corto silencio como una persona educada—. Muy gracioso. Un raro tonto sentimental. Lo siento, no me gustan los tipos así. Pero dígame ¿para qué toda esta historia?

—El asunto es este —contestó Gotorn con expresión grave— ¿pudiera usted ser Angotea por media hora? Porque él la está evocando. Es una persona de gran corazón que merecía otro destino. Si acepta, ponga un precio.

Con las últimas palabras de Gotorn el rostro de Elda se puso rígido, como si no respirara; las pupilas estaban calculando.

—¿Qué tengo que decir? —preguntó ella rápido.

—Lo anoté aquí —Gotorn le tendió una hoja de papel.

Elda empezó a leer, moviendo los labios.

—Extraordinario —dijo, bajando el papel—. Tengo la cabeza revuelta. ¿Usted, por casualidad, no será siquiatra?

—No —se lamentó Gotorn tranquilamente—, soy patólogo.

—¡Ah! —musitó ella con confianza—. Espere, voy a probar. Salga un momento.


Leer


Reseñas

Este texto no ha recibido aún ninguna valoración.


Se incorporó a textos.info el 20 de septiembre de 2016 por Edu Robsy.
Título visto 1 vez.
8 páginas / Tiempo de lectura aproximado: 15 minutos.