Texto: Ib y Cristinita

Hans Christian Andersen


Cuento infantil


0


Twitter Facebook Google+


No hay información adicional sobre el texto "Ib y Cristinita".


Extracto de Ib y Cristinita

Ib saltó a tierra y echó a correr un trecho; luego saltó también Cristina.

—¡Llévame contigo! —gritó, y se metieron saltando entre la maleza; pronto perdieron de vista la barca y el río. Continuaron corriendo otro pequeño trecho, pero luego Cristina se cayó y se echó a llorar; Ib acudió a ayudarla.

—Ven conmigo —dijo—, la casa está allá arriba.

Pero no era así. Siguieron errando por un terreno cubierto de hojas marchitas y de ramas secas caídas, que crujían bajo sus piececitos. De pronto oyeron un penetrante grito. Se detuvieron y escucharon. Entonces resonó el chillido de un águila —era un chillido siniestro—, que los asustó en extremo. Sin embargo, delante de ellos, en lo espeso del bosque, crecían en número infinito magníficos arándanos. Era demasiado tentador para que pudieran pasar de largo, y se entretuvieron comiendo las bayas, manchándose de azul la boca y las mejillas. En esto se oyó otra llamada.

—¡Nos pegarán por lo del lechón! —dijo Cristina.


Leer


Reseñas

Este texto no ha recibido aún ninguna valoración.


Se incorporó a textos.info el 30 de junio de 2016 por Edu Robsy.
Título visto 1 vez.
12 páginas / Tiempo de lectura aproximado: 21 minutos.