Texto: La Balada de la Cárcel de Reading

Oscar Wilde


Poesía


0


Twitter Facebook Google+


No hay información adicional sobre el texto "La Balada de la Cárcel de Reading".


Extracto de La Balada de la Cárcel de Reading

Nunca yo ví a ningún hombre
ver con mirada tan intensa
el toldo azul al que los presos
le dicen cielo, con tristeza,
y cada nube que arrastraba
su vagabunda cabellera.

No retorcía ya sus manos
como esos hombres insensatos
que aún alimentan esperanzas
en momentos desesperados;
no hacía más que ver el sol
y beber aire del día cálido.

No retorcía ya sus manos
ni se amargaba con gemidos,
y nada ya lo entristecía;
pero bebía el aire tibio
cual se calmara sus dolores:
Y bebía sol como vino!

Y otros penados, como yo,
en otro patio haciendo ronda
pensábamos si nuestra culpa
sería grande o poca cosa,
mirando con gran extrañeza
al hombre que iría a la horca.

Y era raro ver su paso
con planta alegre y desenvuelta;
y era raro ver su mirada
fija en el día y tan intensa;
y era más raro aún saber
que tenía tan grande deuda...

Olmo y roble tienen hojas
que embellece la primavera,
mas horrible es ver el cadalso
que una áspid muerde siniestra:
Y —verde o seco— pende un hombre
antes de que el árbol florezca.


Leer


Reseñas

Este texto no ha recibido aún ninguna valoración.


Se incorporó a textos.info el 17 de agosto de 2016 por Edu Robsy.
Título visto 2 veces.
10 páginas / Tiempo de lectura aproximado: 19 minutos.