Texto: La Diosa de la Tierra

Arturo Robsy


Cuento


0


Twitter Facebook Google+


No hay información adicional sobre el texto "La Diosa de la Tierra".


Extracto de La Diosa de la Tierra

La policía nacional llegó después y también probó suerte:

—¡Eh!

El interesado, corona inmóvil de la diosa, siguió mirando obstinadamente a levante, a oriente. Quizá a Belén, quizá a La Meca: a distancia ni se le apreciaba la raza ni la religión, y sólo se podía sospechar que se trataba de un presunto loco o de un artista famoso decidido a promocionar su obra.

—¡Eh! —insistió la policía nacional , más perseverante que la municipal.

El tipo miró en torno y, poco satisfecho, decidió que necesitaba algún ruido supletorio:

—Llamen —dijo— a los bomberos.

Poco discretos, éstos llegaron con sus sirenas y sus luces y, entonces, una mínima multitud se congregó en torno a la fuente y en las esquinas del Banco de España y de Correos.

—¡Eh! —dijeron los bomberos, también dubitativos.— ¿Quiere que le bajemos?

—No. Paren las sirenas, por favor. —pidió el equilibrista.

Cumplido esto y embotellado el tráfico, consideró que era el mejor momento:


Leer


Reseñas

Este texto no ha recibido aún ninguna valoración.


Se incorporó a textos.info el 11 de julio de 2016 por Edu Robsy.
Título visto 2 veces.
2 páginas / Tiempo de lectura aproximado: 4 minutos.