Texto: La Mesa, el Asno y la Vara Maravillosa

Hermanos Grimm


Cuento infantil


0


Twitter Facebook Google+


No hay información adicional sobre el texto "La Mesa, el Asno y la Vara Maravillosa".


Extracto de La Mesa, el Asno y la Vara Maravillosa

—Hoy la dijo, puedes sacar la tripa de mal año, y la dejó pacer hasta la noche.

Entonces la preguntó.

—¿Has comido, cabra?

—A lo que contestó.

Estoy atascada,
Saciada,
¡Bah!, ¡ba!

—Vamos a casa, dijo el sastre y la llevó al establo, donde la ató.

Al salir volvió a repetirla.

—¿Has comido bien hoy?

Pero la cabra no se portó mejor con el padre que se había portado con los hijos.

¿Cómo había de comer
si no he hecho más que correr
sin hallar una hoja que pacer?
¡Beh!, ¡be!

Sorprendido el sastre al oír esto, comprendió que había echado a sus hijos de su casa injustamente.

—Espera, dijo ingrato animal, el echarte así es muy poco, quiero marcarte de manera que no te atrevas jamás a presentarte delante de ningún honrado sastre.

En el mismo instante cogió la navaja de afeitar, dio jabón a la cabra, en la cabeza y se la puso tan lisa como la palma de la mano, y como la vara era muy hermosa para ella, cogió su látigo y la dio tales latigazos que echó a correr dando saltos prodigiosos.


Leer


Reseñas

Este texto no ha recibido aún ninguna valoración.


Se incorporó a textos.info el 23 de agosto de 2016 por Edu Robsy.
Título visto 1 vez.
10 páginas / Tiempo de lectura aproximado: 18 minutos.