Texto: Las Tinieblas

Leónidas Andréiev


Cuento


0


Twitter Facebook Google+


No hay información adicional sobre el texto "Las Tinieblas".


Extracto de Las Tinieblas

ni joven ni viejo, ni guapo ni feo, desconocido, lleno de misterio: sus mejillas, su nariz semejaba las de un pájaro; su respiración, fuerte y metódica... Todo en él era misterioso y desconocido para Luba. Sus cabellos negros estaban cortados al rape como los de los soldados; bajo la sien izquierda, muy cerca del ojo, se vı́a una cicatriz pequeña. No llevaba cruz al cuello.

En la sala la música tan pronto se extinguı́a como llenaba de nuevo toda la casa de sonidos caprichosos. A veces se oı́an gentes que cantaban y danzaban. Luba permanecı́a siempre inmóvil, fumaba cigarrillos y examinaba al hombre. Con mucha atención, alargando el cuello, miró su mano izquierda posada sobre el pecho: era ancha, de dedos fuertes. Le pareció a Luba que esta mano pesaba demasiado sobre el pecho, y dulcemente, para no despertarle, se la quitó de donde estaba y se la puso a lo largo del cuerpo. Luego se levantó bruscamente, apagó la lámpara eléctrica de arriba y encendió la de abajo cubierta por una pantallita roja.


Leer


Reseñas

Este texto no ha recibido aún ninguna valoración.


Se incorporó a textos.info el 1 de agosto de 2016 por Edu Robsy.
Título visto 12 veces.
54 páginas / Tiempo de lectura aproximado: 1 hora, 35 minutos.