Texto: Un Ojito, Dos Ojitos, Tres Ojitos

Hermanos Grimm


Cuento infantil


0


Twitter Facebook Google+


No hay información adicional sobre el texto "Un Ojito, Dos Ojitos, Tres Ojitos".


Extracto de Un Ojito, Dos Ojitos, Tres Ojitos

“¡Así da gusto! ¡Qué fácil es preparar la comida!”, pensó Dos Ojitos, muy contenta. Por la noche, volvió a su casa con la cabra y vio una cazuela con restos de comida que le habían dejado sus hermanas, pero no lo tocó. Al día siguiente volvió a salir con la cabra, sin coger los pedazos de pan que le habían dejado para desayunar. Las hermanas no notaron nada al principio, pero cuando Dos Ojitos dejó su comida varias veces, dijeron:

— A esa niña le pasa algo; siempre se deja la comida, con lo tragona que era antes. Debe de comer algo por ahí.

Entonces, decidieron que Un Ojito la acompañara al campo, para ver si alguien llevaba comida a su hermana. Dijo que la acompañaba para ver qué tal cuidaba a la cabra, pero dos Ojitos no era tonta y comprendió por qué iba; así que dejó a la cabra en un prado, y dijo a Un Ojito:

— Ven, un Ojito; vamos a sentarnos aquí y te cantaré una canción.

Un Ojito estaba cansada de andar y del calor que hacía; se sentó, y Dos Ojitos se puso a cantar: “ Un Ojito, ¿estás dormida?


Leer


Reseñas

Este texto no ha recibido aún ninguna valoración.


Se incorporó a textos.info el 30 de agosto de 2016 por Edu Robsy.
Título visto 28 veces.
6 páginas / Tiempo de lectura aproximado: 10 minutos.