Textos más recientes | pág. 4

Mostrando 31 a 40 de 2.836 textos.


Buscador de títulos

23456

Al Primer Vuelo

José María de Pereda


Novela


I. Antecedentes

«No tiene escape. Denme ustedes un aire puro, y yo les daré una sangre rica; denme una sangre rica, y yo les daré los humores bien equilibrados; denme los humores bien equilibrados, y yo les daré una salud de bronce; denme, finalmente, una salud de bronce, y yo les daré el espíritu honrado, los pensamientos nobles y las costumbres ejemplares. In corpore sano, mens sana. Es cosa vista... salvo siempre, y por supuesto, los altos designios de Dios.

Palabra por palabra, éste era el tema de muchas, de muchísimas peroraciones, casi discursos, del menor de los Bermúdez Peleches, del solar de Peleches, término municipal de Villavieja. Le daba por ahí, como a sus hermanos les había dado por otros temas; como a su padre le dio por la manía de poner a sus hijos grandes nombres, «por si algo se les pegaba.

Tres varones tuvo y una hembra. Se llamaron los varones Héctor, Aquiles y Alejandro, y la hembra Lucrecia. Pero no le salió por este lado al buen señor la cuenta muy galana que digamos. Héctor, encanijado y pusilánime, no contó hora de sosiego ni minuto sin quejido. Aquiles, no mucho más esponjado que Héctor, despuntó por místico en cuanto tuvo uso de razón, y emprendió, pocos años después, la carrera eclesiástica. Lucrecia, de mejor barro que sus dos hermanos mayores en lo tocante a lo físico, al primer envite de un indiano de Villavieja, de esos que se van apenas venidos, dijo que sí; y con tal denuedo y tan emperrado tesón, que a pesar de ser el indiano mozo de pocas creces, ínfima prosapia y mezquino caudal, y a despecho de los humos y de las iras del Bermúdez padre, la Bermúdez hija se dejó robar por el pretendiente, se casó con él a los pocos días, y le siguió más tarde por esos mares de Dios, afanosa de ver mundo y resuelta a alentar a su marido en la honrosa tarea de «acabar de redondearse en el mismo tabuco de Mechoacán en que...


Leer texto completo


Publicado el 10 de agosto de 2017 por Edu Robsy. Visto 3 veces. 317 páginas.

El Buey Suelto

José María de Pereda


Novela


AL SEÑOR D. M. MENÉNDEZ Y PELAYO

DOCTOR EN FILOSOFÍA Y LETRAS

Aunque tú nos has dicho, y has dicho muy bien, que «el que lanza al mundo un libro con sus tachas buenas ó malas, debe responder de todas, confiéselas ó no,» quiero, á buena cuenta y por lo que valga, invocarte por testigo de que al borrajear estos cuadros, casi á tu presencia, no me guió el propósito de resolver en ellos problema alguno, sino el de fantasear sobre un tema determinado, con el mismo derecho que han tenido otros escritores para fantasear con opuesta tendencia; y acusarte después, como te acuso, de haber creído y de seguir creyendo que en este rimero de cuartillas, escritas sin plan meditado y verdaderamente á vuelapluma, hay un libro que debe publicarse, porque, bien leído, no carece de útiles enseñanzas.

Esto dicho sin temor de que me desmientas, declaro que, no obstante lo mucho que pesan tus dictámenes sobre mis pareceres, por esta vez, ateniéndome al mío, diametralmente opuesto al tuyo denunciado, quedáranse estos cuadros, como algunos de sus hermanos mayores, sin ver la luz de la imprenta, á no animarme á publicarlos la esperanza de que el lector ha de perdonar las tachas de la obra, en gracia de lo virgen del terreno en que penetra.

La verdad es que no se explica fácilmente cómo en un país en que tantas agudezas y tantas necedades se han escrito y traducido contra la vida conyugal, ni más ni menos que si esto de casarse los hombres con las mujeres y de proceder los hijos de sus padres fuera moda flamante, sujeta á las humanas veleidades, como el capote ruso ó el tupé engomado, no existe un libro en que se narre y puntualice escrupulosamente lo que se divierte un hombre esclavo de las teorías de esos caballeros sublimes, que abominan de las suegras y sueñan con las demasías de los chiquillos, y se pasan la vida haciendo que se ríen de ciertas prosas (sin dejar por eso de aceptar un


Leer texto


Publicado el 10 de agosto de 2017 por Edu Robsy. Visto 2 veces. 232 páginas.

Los Hombres de Pro

José María de Pereda


Novela


I

Docena y media de casucas, algunas de ellas formadas en semicírculo, a lo cual se llamaba plaza, y en el punto más alto de ella una iglesia a la moda del día, es decir, ruinosa a partes, y a partes arruinada ya, era lo que componía años hace, y seguirá componiendo probablemente, un pueblo cuyo nombre no figura en mapa alguno ni debe figurar tampoco en esta historia.

En el tal pueblo todos los vecinos eran pobres, incluso el señor cura, que se remendaba sus propios calzones y se aderezaba las cuatro patatas y pocas más alubias con que se alimentaba cada día.

Los tales pobres eran labradores de oficio, y todos, por consiguiente, comían el miserable mendrugo cotidiano empapado en el sudor de un trabajo tan rudo como incesante.

Todos dije, y dije mal: todos menos uno. Este uno se llamaba Simón Cerojo, que había logrado interesar el corazón de una moza de un pueblo inmediato, la cual moza le trajo al matrimonio cuatro mil reales de una herencia que le cayó de repente un año antes de que Simón la pretendiera.

Era Juana, que así se llamaba la moza, más que regularmente vana por naturaleza, a la cual debía algunos favores, no muchos en verdad; pero desde los cuatro mil de la herencia, fué cosa de no podérsela aguantar. Parecíale gentezuela de poco más o menos toda la que la rodeaba en su pueblo, y se prometió solemnemente morir soltera si no se presentaba por allí un pretendiente que, a la cualidad de buen mozo, reuniese un poco de educación, algo de mundo y cierto aquel a la usanza del día.

Simón Cerojo, que acababa de recibir su licencia de soldado, que sabía un poco de pluma y había corrido media España con su regimiento, de cuyo coronel fue asistente cinco años, y era, además, un mocetón fresco y rollizo, se creyó con todas las condiciones exigidas por la vanidosa muchacha; y se atrevió a pretenderla, no sin llevar encima, por ...


Leer texto completo


Publicado el 10 de agosto de 2017 por Edu Robsy. Visto 3 veces. 143 páginas.

Escenas Montañesas

José María de Pereda


Cuento


ADVERTENCIA

Ha llegado el momento de realizar el propósito anunciado en la que se estampa en el tomo I de esta colección de mis OBRAS; y le realizo incluyendo en el presente volumen los cuadros Un marino, Los bailes campestres y El fin de una raza, desglosados, con este objeto, del libro rotulado ESBOZOS Y RASGUÑOS, en el cual aparecerán, en cambio y en su día, Las visitas y ¡Cómo se miente!, que hasta ahora han formado parte de las ESCENAS MONTAÑESAS. Por lo que toca á La primera declaración y Los pastorcillos, si algún lector tiene el mal gusto de echar de menos estos capítulos en cualquiera de los dos libros, entienda que he resuelto darles eterna sepultura en el fondo de mis cartapacios, y ¡ojalá pudiera también borrarlos de la memoria de cuantos los han conocido en las anteriores ediciones de las ESCENAS!

Con este trastrueque, merced al cual ganan algo indudablemente ambas obras en unidad de pensamiento y en entonación de colorido, se hace indispensable la supresión del prólogo de mi insigne padrino literario, Trueba, el cual prólogo es un análisis de las ESCENAS, cuadro por cuadro, y en el orden mismo en que se publicaron en la primera edición; y suprimido este prólogo, claro es que debe suprimirse también el mío, que le precede en la edición de Santander y no contiene otro interés para los lectores que el engarce de unos párrafos de Menéndez y Pelayo, en los cuales se ventila á la ligera una cuestión de arte que el mismo ilustre escritor trata con la extensión debida en el estudio que va al frente del tomo I de estas OBRAS.

Y con esto, y con añadir que todos los cuadros de este libro que no lleven su fecha al pie, ó alguna advertencia que indique lo contrario, son de la edición de 1864, queda advertido cuanto tenía que advertir al público en este lugar su muy atento y obligado amigo,

J.M. DE PEREDA.

Septiembre de 1885.

SA


Leer texto


Publicado el 10 de agosto de 2017 por Edu Robsy. Visto 4 veces. 289 páginas.

¿Qué es mejor, ser Legal o ser Moral?

Juan José Suárez


Legal, Moral, Ético, Actos Humanos, Criterios


¿Qué es mejor, ser Legal o ser Moral? 

 

¿Qué tienen en común el Derecho, la Psicología, la Ética y la Moral? Estas 4 áreas del conocimiento tienen en común su objeto de estudio: las cuatro estudian los actos humanos, la diferencia entre cada una de ellas es el punto de vista desde el que estudian dichos actos.

 

El Derecho estudia los actos humanos desde el punto de vista jurídico;

 

La Psicología los estudia desde el punto de vista sanitario (de la salud);

 

La Ética lo hace desde el punto de vista filosófico y

 

La Moral los estudia desde el punto de vista Teológico.

 

Así pues tenemos que la Moral es el estudio de los actos humanos desde el punto de vista Teológico, el cual es mucho más profundo, más completo, más trascendental, más perfecto, más perene y más universal que el filosófico y que clínico o sanitario y que el jurídico. La Moral es además la Ley de Dios puesta en práctica.

 

La legalidad o ilegalidad de un acto depende de las circunstancias en las que se encuentre el individuo que realiza los actos de los que hablamos, y/o depende del contexto histórico y/o social determinado en el que se ubique o al que haga referencia la persona que lleva a cabo ese acto y/o las personas que califican o juzgan dicho acto.

 

Lo que es moral hoy fue moral hace 100 años, y hace 5000 años, y seguirá siendo moral hasta el fin de los tiempos; la moral no depende del lugar dónde se ponga en práctica los actos humanos, tiene el mismo valor para los asiáticos, que para los americanos y que para los de Oceanía y los de Europa. 

 

La Moral tiene mucha importancia en todos los ámbitos de la vida, individual, familiar y social; espiritual y material; intelectual y sentimental, y no solamente en los ámbitos jurídico, social y/o político. 


Leer texto completo


Publicado el 7 de agosto de 2017 por Juan Jose Suarez. Visto 8 veces. 1 página.

Descubrimiento Científico

Juan José Suárez


Alma, Descubrimiento, Concepción, Fecundación, Ciencia, Creación


Descubrimiento científico.

 

En abril del 2003 un grupo de científicos encabezado por el doctor Francis Collins descubrió la existencia del alma humana. En esa fecha ellos descubrieron que el genoma humano es apenas uno o dos por ciento superior biológicamente hablando que el de los simios, mientras que, como es obvio y evidente, los humanos somos 1000 millones de veces más "inteligentes" que ellos, además de tener otros valores que ellos ni siquiera se imaginarían que existen o que en ellos no se pueden imaginar, o que no se pueden asociar a ellos. ¿Qué significa esto? Precisamente que la diferencia entre ellos y nosotros (mil millones) se debe al alma, no al cerebro ni a la biología de nosotros con respecto de ellos. Dicho de otra forma: si le "metemos" un alma humana a un simio, obtenemos a un humano, simple y llanamente.

El alma es el software del humano, el cerebro es el disco duro. El cuerpo es el hardware. La fe es la interfaz de esa "computadora".

El software humano está compuesto por inteligencia, imaginación, fe y voluntad, y es esta última a que determina y desarrolla los valores, valores impensables en otros seres vivos. Ese software nos hace semejantes a Dios.

¿Puedes pesar el software de una computadora?
¿Como cuantificas los Valores? Por su TRASCENDENCIA

La hipotética inteligencia de los delfines, de los changos, de los perros y de otros animales no es otra cosa que una participación de la Inteligencia de Dios a esos animales, ya que ellos no tienen alma. Dios les participa su inteligencia para sobrevivir.

Es importante que investigues que es la interfaz de una computadora. El software no se puede ver ni oír ni pesar por sí solo, sólo se sabe que existe, y se conoce y se aprovecha por la interacción que tiene nuestro software con el de la computadora, eso es la interfaz.


Leer texto completo


Publicado el 6 de agosto de 2017 por Juan Jose Suarez. Visto 14 veces. 2 páginas.

Nuestra personalidad

Juan Jose Suarez


Personalidad, Formación, Carácter, Factores, ¿Qué somos?


Nuestra personalidad está definida por varios factores.

 

- Se es lo que se come... Por eso debemos cuidar nuestra dieta.
- El hombre es el resultado de su trabajo y de sus relaciones sociales... Por eso debemos trabajar con perfección y hacerlo en cosas que no sean inmorales, y debemos evitar malas compañías.
- La música que escuchas refleja tu personalidad... Por eso no es bueno escuchar grupera ni banda ni regué, ni regueton, ni norteña, ni estupideces de ese tipo.
- Tu personalidad depende de la religión que practicas... Por eso hay que escoger la mejor, la única verdadera.
- Se es lo que se lee y lo que se estudia... Por eso no hay que perder el tiempo estudiando y/o leyendo estupideces.
- Tu escritura refleja tu personalidad... Por eso hay que prepararse antes de escribir.
- Tu sexo es la mitad de tu personalidad... Por eso hay que definirlo y darle la importancia debida, sin degenerarlo ni darle vuelo a la hilacha.
- Tu personalidad cambia con tu edad... Por eso hay que aprovechar las inspiraciones del Espíritu Santo para madurar y desarrollarnos al máximo.


Leer texto


Publicado el 6 de agosto de 2017 por Juan Jose Suarez. Visto 4 veces. 1 página.

La Puchera

José María de Pereda


Novela


I. «RÉ» EN LA ARCILLOSA

Quién de los dos empujó primero, yo no lo sé. Quizás fuera el mar, acaso fuera el río. Averígüelo el geólogo, si es que le importa. Lo indudable es que el empuje fué estupendo, diérale quien le diera; es decir, el río para salir al mar, ó el mar para colarse en la tierra. Mientras el punto se aclara, supongamos que fué el mar, siquiera porque no se conciben tan descomunales fuerzas en un río de quinta clase, que no tiene doce leguas de curso.

¡Labor de titanes! Primero, el peñasco abrupto, recio y compacto de la costa. Allí, á golpe y más golpe, contando por cúmulos de siglos la faena, se abrió al fin ancho boquete, irregular y áspero, como franqueado á empellones y embestidas. Al desquiciarse los peñascos de la ingente muralla, algo cayó hacia afuera que resultó islote mondo y escueto, y más de otro tanto hacia dentro, en dos mitades casi iguales, que vinieron á ser á modo de contrafuertes ó esconzados de la enorme brecha. La labor del intruso para continuar su avance, fué ya menos difícil: sólo se trataba de abrirse paso á través de una sierra agazapada detrás de la barrera de la costa; y forcejeando allí un siglo y otro siglo, buscando á tientas al obstáculo las más blandas coyunturas de su armazón de granito, quedó hecho el cauce, profundo y tortuoso, entre dos altos taludes que el tiempo fué tapizando de césped y bordando de malezas.

Atravesada la sierra, el cauce desembocó en un valle, verde y angosto, encajonado entre ondulantes cerros y colinas, que van escalonándose suavemente y creciendo á medida que se alejan hacia la erguida cordillera que recorta el horizonte con su perfil de jorobas y picachos, de Este á Oeste. Las aguas, detenidas un instante al asomar al valle, como para formar allí un remedo de golfo, corrieron hacia la izquierda, lamiendo por aquel lado las faldas del montecillo que las...


Leer texto completo


Publicado el 5 de agosto de 2017 por Edu Robsy. Visto 3 veces. 400 páginas.

Hijos de Dios

Juan Jose Suarez


Hijos de Dios, Filiación Divina, Prerrogativas, Responsabilidades


Hijos de Dios

 

¿Sabías que la misión y la función del Hombre (y de la Mujer) en esta vida no es como la de los animales, quienes simplemente nacen, crecen, se reproducen y mueren? Es muy diferente, no solamente por nuestro trabajo y por nuestros conocimientos intelectuales.

 

¿Sabes lo que significa ser un Hijo de Dios? ¿Consideras que Tú eres un Hijo de Dios? ¿Sabes lo que es la Filiación divina? La relación que un padre tiene con respecto de su hijo o de sus hijos se llama paternidad, y en sentido inverso, la relación que un hijo tiene con respecto a su padre se llama filiación, de manera que la Filiación divina es una virtud que nos hace sentir respeto, amor, temor santo y reverencia hacia Dios, y que nos da muchos privilegios y gracias de parte de Él, principalmente la Dignidad, pero que también nos compromete a portarnos bien y a dar ejemplo y testimonio con nuestra vida.

 

•    Los hijos... Cómo procuran comportarse dignamente cuando están delante de sus padres !Y los hijos de Reyes, delante de su padre el Rey, cómo procuran guardarla dignidad de la realeza! Y tú... ¿no sabes que estás siempre delante del Gran Rey, tu Padre-Dios? (San Josemaría Escrivá)

 

•    Hijos de Dios. -Portadores de la única llama capaz de iluminar los caminos terrenos de las almas, del único fulgor, en el que nunca podrán darse oscuridades, penumbras ni sombras. -El Señor se sirve de nosotros como antorchas, para que esa luz ilumine... De nosotros depende que muchos no permanezcan en tinieblas, sino que anden por senderos que llevan hasta la vida eterna. (San Josemaría Escrivá).

 

Si mi cónyuge fuera el procurador general de justicia o el presidente de la república o el presidente de la suprema corte, bien podría decirme cuando alguien lo ofendiera:...


Leer texto completo


Publicado el 5 de agosto de 2017 por Juan Jose Suarez. Visto 8 veces. 4 páginas.

Fábulas

Félix María Samaniego


Cuento infantil, fábula


PRÓLOGO DEL AUTOR

Muchos son los sabios de diferentes siglos y naciones que han aspirado al renombre de fabulistas; pero muy pocos los que han hecho esta carrera felizmente. Este conocimiento debiera haberme retraído del arduo empeño de meterme á contar fábulas en verso castellano. Así hubiera sido; pero permítame el público protestar con sinceridad en mi abono, que en esta empresa no ha tenido parte mi elección. Es puramente obra de mi pronta obediencia, debida á una persona, en quien respeto unidas las calidades de tío, maestro y jefe.

En efecto, el director de la real Sociedad Vascongada, mirando la educación como á basa en que estriba la felicidad pública, emplea la mayor parte de su celo patriótico en el cuidado de proporcionar á los jóvenes alumnos del real Seminario Vascongado cuanto conduce á su instrucción; y siendo, por decirlo así, el primer pasto conque se debe nutrir el espíritu de los niños, las máximas morales disfrazadas en el agradable artificio de la fábula, me destinó á poner una colección de ellas en verso castellano, con el objeto de que recibiesen esta enseñanza, ya que no mamándola con la leche, según deseó Platón, á lo menos antes de llegar á estado de poder entender el latín.

Desde luego di principio á mi obrilla. Apenas pillaban los jóvenes seminaristas alguno de mis primeros ensayos, cuando los leían y estudiaban á porfía con indecible placer y facilidad; mostrando en esto el deleite que les causa un cuentecillo adornado con la dulzura y armonía poética, y libre para ellos de las espinas de la traducción, que tan desagradablemente les punzan en los principios de su enseñanza.

Aunque esta primera prueba me asegura en parte de la utilidad de mi empresa, que es la verdadera recomendación de un escrito, no se contenta con ella mi amor propio. Siguiendo éste su ambiciosa condición, desea que respectivamente logren mis fábulas...


Leer texto completo


Publicado el 4 de agosto de 2017 por Edu Robsy. Visto 2 veces. 90 páginas.

23456