Texto: Joseph Balsamo, Memorias de un Médico
de Alejandro Dumas


Novela


0


Twitter Facebook


Joseph Balsamo, Memorias de un Médico

No hay más información sobre el texto 'Joseph Balsamo, Memorias de un Médico'.


Edición física


Fragmento de Joseph Balsamo, Memorias de un Médico

—Y M. de Richelieu un hipócrita.

—Os repito, querida amiga, que vais a tener la satisfacción de verle, porque le voy a mandar llamar. Se trata del servicio del Estado; no podrá excusarse, y le obligaremos a explicarse en presencia de Chon, que es testigo ocular. Va a ser un careo: así se le llaman en el palacio de justicia; ¿no es cierto, Sartines? Que vayan a buscar a M. de Choiseul.

—Y a mí, que me traigan mi tití, Dorotea, mí tití, mi tití —gritó la condesa.

A estas palabras, dirigidas a la camarista que se encontraba en la pieza de tocador, y que pudieron ser oídas desde la antecámara, puesto que fueron dichas en el momento mismo en que se abría la puerta para dar paso al ujier enviado a casa de M. Choiseul, una voz cascada respondió tartamudeando:

—El tití de la señora condesa, soy yo sin duda; presentóme, corro, heme aquí.

Y se vio llegar a un hombre de pequeña estatura, jorobado y risueño, vestido con la mayor magnificencia.


Reseñas

Este texto no ha recibido aún ninguna valoración.


1.348 págs. / 1 día, 15 horas, 20 minutos.
129 visitas / 59 lecturas / 114 descargas.
Publicado el 9 de marzo de 2017 por Edu Robsy.


Textos más populares de Alejandro Dumas