Texto: La Bola de Nieve
de Alejandro Dumas


Novela


0


Twitter Facebook


La Bola de Nieve

No hay más información sobre el texto 'La Bola de Nieve'.


Edición física


Fragmento de La Bola de Nieve

Pero el tiempo era espléndido y, tanto a las puertas de los poblados como encaramado en alguna azotea, esperaba divisar a uno de esos seres que se representaba con la misma precisión que un Cuvier, en el caso de mastodontes o ictiosauros, pterodáctilos o cualquier otro monstruo antediluviano.

Una pena, pero se vio limitado a contemplar más de lo ya conocido. Las mujeres se encontraban a las puertas de las casas o en las azoteas, porque las musulmanas que, en ocasiones, alzan el velo ante las miradas de los infieles, jamás lo hacen en presencia de sus paisanos. Así que los vagos deseos del bey Iskander, al no dar con un rostro en el que posarse, se dispersaron al viento.

Y el joven se entristeció, suspiró hondo, soltó la brida del caballo y consintió en que éste le guiase a donde le pareciera bien, algo en lo que deberían imitarle siempre aquellos viajeros, o enamorados, que dispongan de una montura inteligente.

De modo que el animal se sabía un camino precioso que les llevaba a casa, y en el que había un manantial que formaba un estanque bajo unos altos plátanos, en donde solía beber. El caballo siguió aquella senda.


Reseñas

Este texto no ha recibido aún ninguna valoración.


135 págs. / 3 horas, 57 minutos.
52 visitas / 11 lecturas / 42 descargas.
Publicado el 19 de marzo de 2017 por Edu Robsy.


Textos más populares de Alejandro Dumas