Texto: La Dama de Monsoreau
de Alejandro Dumas


Novela


0


Twitter Facebook


La Dama de Monsoreau

No hay más información sobre el texto 'La Dama de Monsoreau'.


Edición física

Denunciar texto


Fragmento de La Dama de Monsoreau

Notando que el conde había tomado la brida de mi hacanea, le dije que podía excusar esta precaución, puesto que yo sabía manejar bastante bien un caballo; pero me contestó que la hacanea era espantadiza y podría dar algún bote que me separase de él.

Al cabo de diez minutos de carrera, oí la voz de Gertrudis que me llamaba.

Volví la cabeza y vi que nuestra comitiva se había dividido en dos grupos: el uno, compuesto de cuatro hombres, entraba, llevándose a Gertrudis por un sendero lateral que se internaba en el bosque, mientras que el conde de Monsoreau y los otros cuatro criados seguían conmigo el camino recto.

—¡Gertrudis! —grité—. Señor conde, ¿por qué no viene Gertrudis con nosotros?

—Es precaución indispensable —dijo el conde—; si somos perseguidos, dejando por dos distintos lados señales de nuestro paso, podrá decirse en ambos caminos que ha pasado una mujer escoltada por cuatro hombres. De este modo hay la probabilidad de que el duque de Anjou tome uno por tomar el otro y corra tras de vuestra criada en lugar de correr tras de nosotros.


Reseñas

Este texto no ha recibido aún ninguna valoración.


867 págs. / 1 día, 1 hora, 18 minutos.
69 visitas.
Publicado el 11 de marzo de 2017 por Edu Robsy.


Textos más populares de Alejandro Dumas