Texto: Las Lobas de Machecoul
de Alejandro Dumas


Novela


0


Twitter Facebook


Las Lobas de Machecoul

No hay más información sobre el texto 'Las Lobas de Machecoul'.


Edición física


Fragmento de Las Lobas de Machecoul

—¡Qué embrollo estáis armando! ¿Qué relación puede haber entre mi hijo, vuestra calidad de ciudadano y vuestro título de corregidor?

—El trato que el señor Michel sostiene con los enemigos del Estado.

—Sé perfectamente —replicó la baronesa—, que el marqués de Souday tiene opiniones muy exageradas; pero me parece que el amor pasajero que Michel pueda sentir por cualquiera de sus hijas, no puede constituir un delito.

—Este amor pasajero le llevará más lejos de lo que os figuráis, señora baronesa, os lo aseguro; sé perfectamente que aún no ha cegado del todo; pero tiene ya en los ojos una nube que no le deja ver claro.

—Dejad de una vez las metáforas y explicaos, Courtin.

—Pues bien; esta noche, después de haber asistido a la muerte de Tinguy, que, como sabéis, era un antiguo chuán, exponiéndose a traer la fiebre perniciosa al castillo, después de haber acompañado hasta su casa a la mayor de las Lobas, el señor barón ha servido de guía a dos aldeanos que eran tan aldeanos como yo un señor, y les ha acompañado al castillo de Souday.


Reseñas

Este texto no ha recibido aún ninguna valoración.


723 págs. / 21 horas, 6 minutos.
31 visitas / 24 lecturas / 65 descargas.
Publicado el 10 de marzo de 2017 por Edu Robsy.


Textos más populares de Alejandro Dumas