Texto: La Vaquita Parda
de Aleksandr Afanásiev


Cuento infantil


0


Twitter Facebook


La Vaquita Parda

No hay más información sobre el texto 'La Vaquita Parda'.


Edición física


Fragmento de La Vaquita Parda

—Observa, hija mía, qué es lo que come y bebe María, la cual vuelve saciada sin haber probado el pan que le doy.

Llegadas las muchachas a la pradera, María dijo a su hermana:

—Ven, hermanita; siéntate a mi lado y apoya tu cabeza sobre mis rodillas, que te voy a peinar.

Y cuando apoyó la cabeza en sus rodillas, peinándola, dijo:

—No mires, hermanita; cierra tu ojito; duerme, hermanita mía, duerme, querida.

Cuando la hermana se durmió, María se levantó, se acercó a la vaquita, entró en ella por una oreja, salió por la otra comida, bebida y bien vestida, y todo el día, engalanada como una zarevna, cuidó de la vaquita.

Cuando empezó a oscurecer, María se cambió de traje y despertó a su hermana, diciéndole:

—Levántate, hermanita; levántate, querida; es hora ya de volver a casa.

«¡Qué lástima! —pensó entre sí la muchacha—. He dormido todo el día, no he visto lo que ha comido y bebido María y ahora no sabré lo que decir a mi madre cuando me pregunte.»


Reseñas

Este texto no ha recibido aún ninguna valoración.


3 págs. / 5 minutos.
26 visitas / 2 lecturas / 25 descargas.
Publicado el 15 de agosto de 2016 por Edu Robsy.


Textos más populares de Aleksandr Afanásiev