Texto: El Fabricante de Ataúdes
de Aleksandr Pushkin


Cuento


0


Twitter Facebook


El Fabricante de Ataúdes

No hay más información sobre el texto 'El Fabricante de Ataúdes'.


Edición física

Denunciar texto


Fragmento de El Fabricante de Ataúdes

Estas reflexiones se vieron casualmente interrumpidas por tres golpes francmasones en la puerta.

—¿Quién hay? —preguntó Adrián.

La puerta se abrió y un hombre en quien a primera vista se podía reconocer a un alemán artesano entró en la habitación y con aspecto alegre se acercó al fabricante de ataúdes.

—Excúseme, amable vecino —dijo aquel con un acento que hasta hoy no podemos oír sin echarnos a reír—, perdone que le moleste… Quería saludarlo cuanto antes. Soy zapatero, me llamo Gotlib Schultz, y vivo al otro lado de la calle, en la casa que está frente a sus ventanas. Mañana celebro mis bodas de plata y le ruego que usted y sus hijas vengan a comer a mi casa como buenos amigos.

La invitación fue aceptada con benevolencia. El dueño de la casa rogó al zapatero que se sentara y tomara con él una taza de té, y gracias al natural abierto de Gotlib Schultz, al poco se pusieron a charlar amistosamente.

—¿Cómo le va el negocio a su merced? —preguntó Adrián.


Reseñas

Este texto no ha recibido aún ninguna valoración.


8 págs. / 15 minutos.
128 visitas.
Publicado el 21 de octubre de 2016 por Edu Robsy.


Textos más populares de Aleksandr Pushkin