Texto: La Tempestad de Nieve
de Aleksandr Pushkin


Cuento


0


Twitter Facebook


La Tempestad de Nieve

No hay más información sobre el texto 'La Tempestad de Nieve'.


Edición física

Denunciar texto


Fragmento de La Tempestad de Nieve

Tras encomendar a la señorita al cuidado del destino y al arte del cochero Terioshka, prestemos atención ahora a nuestro joven enamorado.

Vladímir estuvo todo el día yendo de un lado a otro. Por la mañana fue a ver al sacerdote de Zhádrino, consiguió persuadirlo, luego se fue a buscar padrinos entre los terratenientes del lugar. El primero a quien visitó, el corneta retirado Dravin, un hombre de cuarenta años, aceptó de buen grado. La aventura decía que le recordaba los viejos tiempos y las calaveradas de los húsares. Convenció a Vladímir de que se quedara a comer con él y le aseguró que con los otros dos testigos no habría problema. Y, en efecto, justo después de comer se presentaron el agrimensor Schmidt, con sus bigotes y sus espuelas, y un muchacho de unos dieciséis años, hijo del capitán jefe de la policía local, que hacía poco había ingresado en los ulanos. Ambos no sólo aceptaron la propuesta de Vladímir sino incluso le juraron estar dispuestos a dar la vida por él. Vladímir los abrazó lleno de entusiasmo y se marchó a casa para hacer los preparativos.


Reseñas

Este texto no ha recibido aún ninguna valoración.


14 págs. / 25 minutos.
91 visitas.
Publicado el 22 de octubre de 2016 por Edu Robsy.


Textos más populares de Aleksandr Pushkin