Texto: El Vaquero que No Mentía Jamás
de Alfred de Musset


Cuento


0


Twitter Facebook


El Vaquero que No Mentía Jamás

No hay más información sobre el texto 'El Vaquero que No Mentía Jamás'.


Edición física


Fragmento de El Vaquero que No Mentía Jamás

—Porque no ha dicho jamás una mentira.

—Yo lo haré decir una.

—Eso es imposible.

—¿Qué te apuestas?

—La mitad de nuestras fincas.

—Trato hecho.

El amigo del patrón empleó todos los medios posibles para hacer mentir al vaquero. Un día fue a cazar a un lugar que se podía observar desde el apancentadero donde se encontraba el vaquero que no mentía jamás. Cuando se hizo de noche el patrón le preguntó en presencia de su amigo:

—¿Ha ido hoy alguien a cazar a la montaña?

—Le diré, patrón: allá lejos en el monte, he visto a un hombre o una mujer subido en un caballo o yegua; llevaba una carabina o escopeta, y su perro o perra corría detrás de un zorro o zorra.

Se acercaba el día en el que finalizaría la apuesta. Una mañana, la hija del amigo apostante, de veinte años y muy bonita, montó a caballo y, sin decirle nada a su padre, se dirigió al pastadero en el que se encontraba el rabadán. Al anochecer, la joven volvió a casa y le entregó a su padre el corazón del toro envuelto en hojas de helecho. El amigo fue a decirle al patrón que su pastor había matado el toro. Al día siguiente, el pastor bajó de la montaña, clavó su bastón en el suelo, le colocó por encima su capa y su sombrero y le dijo:


Reseñas

Este texto no ha recibido aún ninguna valoración.


1 pág. / 3 minutos.
54 visitas / 10 lecturas / 40 descargas.
Publicado el 21 de octubre de 2016 por Edu Robsy.


Textos más populares de Alfred de Musset