Texto: La Garduña de Sevilla y Anzuelo de las Bolsas, El Bachiller Trapaza II
de Alonso de Castillo Solórzano


Novela


0


Twitter Facebook


La Garduña de Sevilla y Anzuelo de las Bolsas

No hay más información sobre el texto 'La Garduña de Sevilla y Anzuelo de las Bolsas'.


Leer en línea

Descargar PDF

Descargar ePub

Descargar Kindle

Edición física


Fragmento de La Garduña de Sevilla y Anzuelo de las Bolsas

Antes de anochecer, que aún no había venido Marquina, estando Rufina puesta á una ventana que caía á la ciudad, vio llegarse á la quinta á Garay, en forma de pobre, con dos muletas; pidióle limosna, porque vio estar á Rufina acompañada de la hortelana; ella se la arrojó de la ventana, preguntándole de dónde era. Garay la dijo ser de Granada, con lo cual se alegró tanto, que dijo á la hortelana:

—¡Ay, amiga! vamos abajo si gustáis, que quiero hablar con este pobre por si há poco que vino de mi patria.

Mostró complacerla la hortelana, y así bajaron las dos á la puerta de la quinta, mandando entrar en ella al fingido pobre, á quien preguntó Rufina que cuánto tiempo había que saliera de Granada. Él la dijo que había como diez días. Con esto le hizo algunas preguntas generales tan largas, que la hortelana teniendo qué hacer, acudió á las haciendas de su casa y los dejó, cosa que los dos deseaban, y por eso dilataba las preguntas. Viendo pues á la hortelana ausente, entre los dos trazaron para la siguiente noche lo que después oiréis, conjurándose contra el buen Marquina, blanco á que tiraron ambos desde que habían salido á destruirle.


Reseñas

Este texto no ha recibido aún ninguna valoración.


221 págs. / 6 horas, 28 minutos.
52 visitas / 9 lecturas / 99 descargas.
Publicado el 3 de septiembre de 2018 por Edu Robsy.


Textos más populares de Alonso de Castillo Solórzano