Texto: El Asador de la Reina Pie de Oca
de Anatole France


Novela


0


Twitter Facebook


El Asador de la Reina Pie de Oca

No hay más información sobre el texto 'El Asador de la Reina Pie de Oca'.


Edición física


Fragmento de El Asador de la Reina Pie de Oca

Encontramos en el comedor una mesa con tres cubiertos, ante la que el señor de Astarac nos hizo sentar.

Critón, que desempeñaba el oficio de maestresala, sirvió jaleas, jugos y purés pasados doce veces por el tamiz. No vimos llegar el asado. Aunque mi maestro y yo tuvimos buen cuidado de ocultar nuestra sorpresa, el señor de Astarac la adivinó y nos dijo:

—Señores, esto no es más que una prueba, y, a poco que os desagrade, no insistiré en repetirla. Haré que os sirvan platos más ordinarios, y yo mismo no me negaré a probarlos. Si los platos que os ofrezco hoy están mal preparados, no es por culpa de mi cocinero, sino de la química, que se halla todavía en pañales. Esto, sin embargo, puede daros alguna idea de lo que habrá en lo sucesivo. Actualmente los hombres comen sin filosofía. No se alimentan como seres racionales. Ni siquiera lo piensan. ¿En qué piensan? Casi todos viven sumidos en la estupidez, e incluso aquellos que son capaces de reflexionar emplean su inteligencia en tonterías, tales como la controversia o la poética. Imaginad, señores, a los hombres en sus comidas desde los tiempos remotos en que cesó su relación con los Silfos y las Salamandras. Abandonados por los Genios del aire, cayeron en la ignorancia y en la barbarie. Sin civilización y sin arte, vivían desnudos y miserables en cuevas, al borde de los torrentes o en los árboles de los bosques. La caza era su única industria. Cuando sorprendían a un tímido animal o eran más rápidos que él, devoraban esa presa aún palpitante.


Reseñas

Este texto no ha recibido aún ninguna valoración.


225 págs. / 6 horas, 34 minutos.
59 visitas.
Publicado el 13 de septiembre de 2017 por Edu Robsy.


Textos más populares de Anatole France