Texto: Cantar de Mio Cid
de Anónimo


Poema épico, Cantar de gesta


0


Twitter Facebook


Cantar de Mio Cid

No hay más información sobre el texto 'Cantar de Mio Cid'.


Leer en línea

Descargar ePub

Descargar Kindle

Edición física

Denunciar texto


Fragmento de Cantar de Mio Cid

Hariz y Galib cercan al Cid en Alcocer

Plantan las tiendas en tierra preparando la campaña;
sus fuerzas van aumentando, ya tienen gente sobrada.
Los centinelas que ponen los moros, ya se destacan,
y ni de noche y de día se desnudan de sus armas;
muchos son los centinelas y mucha la gente armada.
A mío Cid y a los suyos, logran cortarles el agua.
Las mesnadas de mío Cid quieren presentar batalla;
el que en buena hora nació firmemente lo vedaba.
Así tuvieron cercado al Cid más de tres semanas.

34

Consejo del Cid con los suyos. – Preparativos secretos. – El Cid sale a batalla campal contra Hariz y Galib. – Pero Bermúdez hiere los primeros golpes

Al cabo de tres semanas, cuando la cuarta va a entrar,
mío Cid con sus guerreros consejo va a celebrar:
«El agua nos han quitado, nos puede faltar el pan,
escaparnos por la noche no nos lo consentirán;
muy grandes sus fuerzas son para con ellos luchar;
decidme, pues, caballeros, qué resolución tomar.»
Habló primero Minaya, caballero de fiar:
«De Castilla la gentil nos desterraron acá;
si con moros no luchamos, no ganaremos el pan.
Bien llegamos a seiscientos, y acaso seamos más;
en nombre del Creador, ya no podemos optar;
presentémosles batalla mañana al alborear.»
Díjole el Campeador: «Así quiero oírte hablar;
así te honras, Minaya, como era de esperar.»
A los moros y a las moras los manda desalojar,
para que ninguno sepa lo que en secreto va a hablar.
Durante el día y la noche comienzan a preparar
la salida; al otro día, cuando el sol quiere apuntar,
armado está mío Cid y cuantos con él están;
y así comenzó a decir, como ahora oiréis contar:
«Salgamos todos afuera, nadie aquí debe quedar;
sino sólo dos personas que la puerta han de guardar;
si morimos en el campo, aquí ya nos entrarán;
si ganamos la batalla, mucho habremos de ganar.
Y vos, buen Pero Bermúdez, la enseña mía tomad,
como sois de verdad bueno la tendréis con lealtad,
pero no os adelantéis si no me lo oís mandar.»
Al Cid le besó la mano y la enseña fue a tomar.
Abren las puertas y fuera del castillo salen ya.
Viéronlo los centinelas y hacia sus huestes se van.
¡Qué prisa se dan los moros! Van las armas a empuñar;
el ruido de los tambores la tierra quiere quebrar;
vierais armarse a los moros para pronto pelear.
Al frente de todos ellos dos enseñas grandes van,
y los pendones mezclados, ¿quién los podría contar?
Los pelotones de moros su avance comienzan ya
para llegar frente al Cid y a los suyos atacar.
«Quietas, mesnadas, les dice el Cid, en este lugar,
no se separe ninguno hasta oírmelo mandar.»
Aquel buen Pero Bermúdez ya no se puede aguantar;
la enseña lleva en la mano y comienza a espolear:
«¡Que Dios Creador nos valga, Cid Campeador leal!
En medio del enemigo voy vuestra enseña a clavar;
los que a ella están obligados ya me la defenderán.»
Díjole el Campeador: «¡No lo hagáis, por caridad!»
Repuso Pero Bermúdez: «Dejar de ser no podrá.»
Espoleó su caballo y a los moros fue a buscar.
Ya los moros le esperaban para la enseña ganar;
y aunque le dan grandes golpes no le pueden derribar.
Y así dijo mío Cid: «¡Valedle, por caridad!»


Reseñas

Este texto no ha recibido aún ninguna valoración.


117 págs. / 3 horas, 26 minutos.
214 visitas.
Publicado el 6 de marzo de 2018 por Edu Robsy.


Textos más populares de Anónimo