Libro gratis: Sangre Torera
de Arturo Reyes


    Sin votos


Novela corta


0


Sangre Torera

No hay más información sobre el texto 'Sangre Torera'.


Leer en línea

Descargar PDF

Descargar ePub

Descargar Kindle

Regalar ebook

Edición física

Denunciar libro


Fragmento de Sangre Torera

—Pero ¿es que tú no oyes lo que yo te digo? —volvió a preguntarle Maricucha.

Antonio sonrió zalamero, y

—¿Y eso poiqué? —le preguntó, y antes que ella pudiera contestarle—: Poique no he vinío en busca tuya, ¿verdá? —continuó. Pos bien: no he vinío poique er día úrtimo que fui a tu casa, al verte tan requetebién jateá, se me cayeron los palitos der sombrajo; como que no puées tú figurarte las ducas de muerte que he pasao, y er corazón me hubiera yo jugao a la raba aquel día por haberme poío poner elante e ti con cuatro plumas encarnás y cuatro plumas azules.

—Y lo que se me importará a mí que te pongas un plumero... ¡Por más que estás asín pa que te chillen, salao!

—Como que por darles gusto a esos dos luceros que un divé te puso en la cara, he peleao yo pa poer presentarme a ti como si acabase de arrecoger una herencia.

Durante todo aquel día apenas si se separaron los amantes. Antoñuelo no cogió los trebejes del oficio, y al despedirse de ella al llegar la noche, ya habían dejado hecho un pacto: él, todas las mañanas, la aguardaría en la calle del Cañaveral y la acompañaría durante una hora; después se iría de nuevo al trabajo, a seguir buscándose la vida de aquella nueva y más decorosa manera.


53 págs. / 1 hora, 33 minutos.
41 visitas.
Publicado el 27 de abril de 2020 por Edu Robsy.


Valoraciones


Este texto no ha recibido aún ninguna valoración.


Para valorar 'Sangre Torera' es necesario identificarse en textos.info.