Texto: El Héroe
de Baltasar Gracián


Filosofía, Ética, Aforismos


0


Twitter Facebook


El Héroe

Lecciones morales para ser un gran hombre

«El Héroe» , es el primero de los libros publicados por Baltasar Gracián, un tratado en el que se propone describir el ideal de hombre excepcional.

Se trata de un tratado perteneciente al género de la prosa didáctica que señala las virtudes y cualidades morales que debe tener quien aspire a ser reconocido por sus valores entre sus semejantes. Con esta obra Gracián comienza una obra incardinada en la filosofía moral.

Esta obra entronca con el «El Príncipe» de Nicolás Maquiavelo por un lado, como manual de buen gobierno o de espejo para príncipes, planteando el gobierno en el terreno de la reacción de la propia persona. Pero esta «razón de estado» de uno mismo no llegará hasta el punto de olvidar la virtud, pues ha de recordarse que en la España de la Contrarreforma al príncipe maquiavélico se opuso un príncipe cristiano, como pregona el título de la obra de Diego Saavedra Fajardo, «Idea de un príncipe político cristiano». Por otro lado, El Héroe conecta con «El Cortesano» de Baltasar de Castiglione, pero no basta con los modos cortesanos ya en esta época, es necesario un fondo de inteligencia y astucia. Tanto el título (El Héroe) como el nombre de sus capítulos (primores), no tienen el exacto sentido que le damos hoy. El juego con las acepciones etimológicas de las palabras será habitual en Gracián, y así, héroe, remite a la cualidad máxima del varón clásico, esto es, la «virtus» latina o la «αρετη» griega, que se daban en ciudadanos relevantes de la sociedad.


Leer en línea

Descargar PDF

Descargar ePub

Descargar Kindle

Edición física

Denunciar texto


Fragmento de El Héroe

Grande fue el de Alejandro, y el archicorazón, pues cupo en un rincón de él todo este mundo holgadamente, dejando lugar para otros seis

Máximo el de César, que no hallaba medio entre todo y nada

Es el corazón el estómago de la fortuna, que digiere con igual valor sus extremos. Un gran buche no se embaraza con grandes bocados, no se estraga fácilmente con la afectación, ni se aceda con la ingratitud. Es hambre de pan gigante el hartazgo de un enano

Aquel milagro del valor, digo el delfín de Francia entonces y Carlos VII después, notificándole la sentencia, estrujada en el supremo por los dos reyes, el de Francia, su padre, y el de Inglaterra, su antagonista, en que le declaraban por incapaz de suceder en la corona de los lirios, respondió invicto que se apelaba. Instaronle con admiración que a quién. Y él, que a la grandeza de su corazón y a la punta de su espada, y valiole

No brilla tan ufano el casi eterno diamante en medio de los voraces carbunclos, como soliza (si así puede decirse de un sol) un augusto corazón en medio de las violencias de un riesgo


Reseñas

Este texto no ha recibido aún ninguna valoración.


30 págs. / 54 minutos.
237 visitas.
Publicado el 17 de diciembre de 2018 por Edu Robsy.


Textos más populares de Baltasar Gracián