Texto: El Grande Oriente
de Benito Pérez Galdós


Novela


0


Twitter Facebook


El Grande Oriente

No hay más información sobre el texto 'El Grande Oriente'.


Leer en línea

Descargar PDF

Descargar ePub

Descargar Kindle

Edición física

Denunciar texto


Fragmento de El Grande Oriente

— Tengo sed — dijo el anciano, respirando con ansia.

Delante de él estaba D. Patricio, con las manos a la espalda, fijando en el reo una mirada maliciosa y nada compasiva.

— Tengo sed — repitió Gil de la Cuadra.

— Sr. Sarmiento — dijo Monsalud vivamente —, en la escuela de usted hay una alcarraza con agua...

— Mire usted qué demonches de casualidad — repuso Sarmiento, sin moverse del sitio en que al anciano contemplaba —; se me ha olvidado dónde puse esta tarde la dichosa alcarraza.

— Subiré yo — dijo Soledad procurando sobreponerse a su pena.

— Subiré yo — dijo Monsalud tomándole la delantera con rapidez suma —. Aguarde usted abajo y procure calmar al pobre viejo.

Pocos instantes después, Salvador daba de beber a su amigo.

— La noche está fría — manifestó imperturbable y sin dejar su sonrisa picaresca el gran Sarmiento —, y cuando la noche está fría... y el tiempo fresco... pues no se tiene sed.


Reseñas

Este texto no ha recibido aún ninguna valoración.


205 págs. / 5 horas, 59 minutos.
63 visitas.
Publicado el 6 de octubre de 2016 por Edu Robsy.


Textos más populares de Benito Pérez Galdós