Texto: Una Profecía Gitana
de Bram Stoker


Cuento


0


Twitter Facebook


Una Profecía Gitana

No hay más información sobre el texto 'Una Profecía Gitana'.


Edición física


Fragmento de Una Profecía Gitana

Gerald se echó a reír:

—Vales mucho —añadió.

Joshua era de ese tipo de hombres que son capaces de mantener la mirada de una joven. Por eso, tras dudarlo un instante, contestó:

—De acuerdo. Toma, cariño, pero no olvides que tienes que decirme algo bueno —y le dio medio soberano.

Ella lo cogió y dijo:

—No soy yo quien va a darte buena o mala suerte, solo leo lo que dicen las estrellas.

Le cogió la mano derecha y volvió la palma hacia arriba. Nada más verla, la soltó, como si estuviera ardiendo, y asustada, se marchó corriendo. Alzó la cortina de una tienda enorme que estaba situada en el centro del campamento y desapareció.

—Te han vuelto a engañar —dijo con cierto cinismo Gerald.

Joshua estaba un poco asombrado y no del todo satisfecho. Los dos hombres miraron hacia la tienda. De ella no salió la muchacha, sino una mujer de mediana edad, de porte elegante y cuya sola presencia imponía respeto.

El silencio pareció invadir todo el campamento. Durante unos segundos cesó el alboroto, las risas y el ruido. Los hombres y las mujeres, ya estuvieran sentados, agachados en cuclillas o recostados, se pusieron de pie y miraron a la señorial gitana.


Reseñas

Este texto no ha recibido aún ninguna valoración.


10 págs. / 18 minutos.
77 visitas / 22 lecturas / 95 descargas.
Publicado el 17 de febrero de 2017 por Edu Robsy.


Textos más populares de Bram Stoker