Texto: El Grillo del Hogar
de Charles Dickens


Novela corta


0


Twitter Facebook


El Grillo del Hogar

No hay más información sobre el texto 'El Grillo del Hogar'.


Leer en línea

Descargar PDF

Descargar ePub

Descargar Kindle

Edición física

Denunciar texto


Fragmento de El Grillo del Hogar

El mandadero hundió la mano en uno de los bolsillos del ropón que se había quitado, y sacó de él un tiestecito de flores, cuidadosamente rodeado de papel de musgo.

—¡Tomad! —dijo, arreglando las hojas con gran cuidado—. ¡Ni una hoja estropeada! ¡Cuánto capullo!

El ojo sombrío de Caleb se iluminó ante la planta. El hombrecito dio las gracias a su amigo.

—Es raro, Caleb —dijo el último—. Resulta muy raro en esta época.

—No importa. Cualquiera que sea el precio, siempre me parecerá módico. ¿Hay algo más, John?

—Una cajita —dijo el mandadero—. Hela aquí.

—Para Caleb Plummer —deletreó el hombrecito—. Con dinero, John. No creo que me lo manden a mí.

—Con cuidado —rectificó el mandadero mirando por encima del hombro de Caleb—. ¿Cómo habéis podido leer con dinero?

—¡Oh, tenéis razón! —dijo Caleb—. Esto es, con cuidado. Sí, sí; más arriba trae mi dirección. No quiere decir esto que no hubiese podido recibir cien francos, John, si mi pobre muchacho, que marchó a California, viviese aún. Le amabais como a un hijo, ¿verdad? No hay que asegurármelo; me consta. «A Caleb Plummer. Con cuidado.» Sí, sí, esto es; una caja de ojos de muñecas para las tareas de mi hija. ¡Ojalá sus ojos pudieran encontrarse también en el fondo de esta cajita!


Reseñas

Este texto no ha recibido aún ninguna valoración.


107 págs. / 3 horas, 7 minutos.
42 visitas.
Publicado el 21 de agosto de 2016 por Edu Robsy.


Textos más populares de Charles Dickens