Texto: La Casa Lúgubre
de Charles Dickens


Novela


0


Twitter Facebook


La Casa Lúgubre

No hay más información sobre el texto 'La Casa Lúgubre'.


Edición física

Denunciar texto


Fragmento de La Casa Lúgubre

Little Swills espera en el salón a que vuelva el jurado y el juez de instrucción. El señor Tulkinghorn hace otro tanto. El señor Tulkinghorn es recibido con distinción por el juez de instrucción, que le hace sentarse a su lado, entre una mesa de billar y un cubo de carbón. Se procede a la investigación. Y el jurado oye el relato de la muerte de aquel hombre, pero sin que se aporte noticia alguna sobre la historia del difunto.

—Señores —dice el juez de instrucción—, un jurista eminente, que se encuentra entre nosotros, ha tomado parte por casualidad en el descubrimiento del hecho que nos ocupa, pero como su declaración sería exactamente igual a la del médico, el propietario, el coinquilino y el papelero, anteriormente oídos, es inútil causarle la molestia de declarar. ¿Hay alguien en el auditorio que pueda aportar algún otro dato?

La señora Perkins empuja a la señora Piper, que presta juramento: Anastasia Piper, caballeros. Casada.

—Anastasia Piper, ¿qué tiene usted que decirnos?


Reseñas

Este texto no ha recibido aún ninguna valoración.


1.097 págs. / 1 día, 8 horas.
100 visitas.
Publicado el 8 de febrero de 2017 por Edu Robsy.


Textos más populares de Charles Dickens