Texto: El Cuento del Grial
de Chrétien de Troyes


Novela, Novela de Caballerías


0


Twitter Facebook


El Cuento del Grial

No hay más información sobre el texto 'El Cuento del Grial'.


Edición física

Denunciar texto


Fragmento de El Cuento del Grial

—¿Quién llama?

Él miró hacia la doncella, la vio y dijo:

—Buena amiga, soy un caballero que os ruega que me hagáis entrar aquí dentro y albergarme esta noche.

Señor —contesta ella—, lo conseguiréis, pero me lo agradeceréis poco; no obstante os albergaremos lo mejor que podamos.

La doncella se retira, y él, que espera ante la puerta y teme que le hagan estar allí demasiado, se pone a llamar de nuevo. Y en seguida llegaron cuatro servidores con hachas, cada uno de los cuales ceñía una buena espada, que abrieron la puerta y le dijeron:

—Entrad.

Si los servidores hubiesen disfrutado de prosperidad, hubieran sido muy gentiles; pero habían padecido tanta miseria, entre ayunos y vigilias, que uno se quedaba asombrado; y si el muchacho había encontrado que por fuera la tierra estaba desnuda y desierta, muy poco encontró dentro, pues por dondequiera que iba hallaba deshechas las calles y veía las casas arruinadas, sin que las habitara hombre ni mujer. Había en la villa dos monasterios, que habían sido dos abadías: la una de monjas aterrorizadas y la otra de monjes desamparados. En modo alguno encontró bien adornados ni paramentados aquellos monasterios, antes bien vio reventados y hendidos sus muros y las torres desmochadas. Las casas estaban abiertas tanto de día como de noche. En ningún lugar de todo el castillo hay molino que muela ni horno que cueza, y allí no había ni vino ni pan ni nada a la venta que se pudiera adquirir por dinero. Tan desprovisto encontró el castillo, que no había ni pan ni pasta, ni vino, ni sidra ni cerveza.


Reseñas

Este texto no ha recibido aún ninguna valoración.


165 págs. / 4 horas, 50 minutos.
371 visitas.
Publicado el 7 de marzo de 2017 por Edu Robsy.


Textos más populares de Chrétien de Troyes