Texto: Aves Sin Nido
de Clorinda Matto de Turner


Novela


0


Twitter Facebook


Aves Sin Nido

Novela peruana precursora del Indigenismo

Primera de las tres novelas publicadas por la autora. Considerada como su obra máxima, se reconoce hoy como la novela precursora del Indigenismo, movimiento literario básicamente peruano, en el que brillaron las figuras de Ciro Alegría ("El Mundo es Ancho y Ajeno") y sobre todo su compatriota José María Arguedas, con novelas cumbres como "Los ríos profundos".

La trama de la novela consiste en un matrimonio criollo que va a la sierra peruana, a un pueblo ficticio Kíllac para invertir en una mina. Durante su estancia descubren las formas de control que existen en contra de la gente quechua como la mita y la institución de los pongos. La novela es una denuncia de la subordinación de los naturales peruanos por parte de la vieja aristocracia.

La obra comienza hablando de Killac, un pueblito de los Andes, donde transcurren los principales hechos de la novela. En Killac solo el paisaje físico es bello, pero el aspecto social es horrible. En la trama de la novela aparece un joven de nombre Manuel, el cual se enamora de una joven llamada Margarita. Él desea casarse con ella, pero pronto descubrirán que a su amor se interpone el estrecho vínculo que, sin saberlo, conllevan.


Leer en línea

Descargar ePub

Descargar Kindle

Edición física

Denunciar texto


Fragmento de Aves Sin Nido

Don Fernando contempló por un segundo el cuadro que tenía delante, con el corazón enternecido, y dirigiéndose al sofá se echó de costado apoyando la espalda con firmeza, y diciendo a su esposa:

—Pocas veces me engaño, hija: creo que don Sebastián ha quedado profundamente herido en su amor propio por mi intervención a favor de estos.

—No lo dudes, Fernando; yo lo creo a pie juntillas, pero también, ¿qué puede hacer en represalia? —contestó Lucía acercándose a su esposo, pasándole la mano y acariciándole la cabellera.

—Mucho, ángel mío, mucho; estoy verdaderamente pesaroso de haber invertido capitales en esta sociedad minera, en la inteligencia de que sería cuestión de un año a lo sumo.

—Sí, Fernando mío pero acuérdate de que estamos al lado de los buenos —respondió Lucía con sencillez.

—Ya encontraré forma de arreglar todo —decía el señor Marín, cuando se presentaron Marcela y Margarita llevando la alegría por divisa, y ambas se entregaron a vivos transportes de afecto ya con Juan, ya con Rosalía, a quien creían vendida y exportada.


Reseñas

Este texto no ha recibido aún ninguna valoración.


199 págs. / 5 horas, 49 minutos.
503 visitas.
Publicado el 22 de enero de 2019 por Edu Robsy.