Libro gratis: La Mujer de Su Casa
de Concepción Arenal


    Sin votos


Ensayo, tratado


0


La Mujer de Su Casa

Continuación a "La mujer del porvenir"

Trece años después de la publicación de "La mujer del porvenir", Concepción Arenal revisó y completó sus argumentos, con una reflexión más profunda y sosegada.


Leer en línea

Descargar PDF

Descargar ePub

Descargar Kindle

Edición dislexia

Enviar a Kindle

Enviar a Pocketbook

Regalar ebook

Edición física

Denunciar libro


Fragmento de «La Mujer de Su Casa»

¿Pretendemos, por ventura, que la madre sea juez severo del hijo, y que no quiera ni procure para él sino estricta justicia? No, ciertamente. Que el hombre, en todas las circunstancias de la vida, áun culpado, basta criminal, vea la infinita misericordia de Dios en el amor de su madre; que se le aparezca inalterable y puro en las mayores abyecciones y borrascas de la vida; que cuando dude de todo, tenga fe en él, y haya siempre quien llore sus dolores, sin preguntar si son ó no merecidos. La madre ideal no se nos aparece con balanza, sino con bálsamo; ya sabemos cuántos niños no llegarían á hombres si sus madres les dieran nada más de lo que merecen.

Comprendiendo, pues, cuanto hay de sublime, de útil, y áun de necesario, de fisiológico, por decirlo así, en la incondicionalidad del amor maternal, debemos comprender que, como todo lo que sale de la razón, es subversivo de la justicia, y que si no es posible reducirle á ella, debe limitarse cuanto fuere dado su acción perturbadora. En el estado intelectual y moral de la mujer de su casa, hoy sería inútil intentar esta limitación, porque la carencia de relaciones y de virtudes sociales afloja los lazos con la sociedad, y refuerza el sentimiento y el instinto que se debía debilitar. Una esfera más ámplia de acción para la inteligencia y para el sentimiento; un punto de vista más elevado; principios bien fijos y bien sólidos de justicia, modificarían indudablemente las ideas y los procederes de la madre, que no lo creería todo bueno y permitido, si del provecho (como ella lo entiende) de su hijo se tratara. El hombre, cuando no está arrastrado por alguna pasión, es lo que es su idea; áun en este caso, el elemento intelectual influye mucho, y á esta influencia no había de sustraerse totalmente la madre, por apasionada que la supongamos. Una mujer bien educada, moral é intelectualmente, ha de reconocer que no tiene derecho á convertir su abnegación en sacrificio de los demás.


82 págs. / 2 horas, 23 minutos.
248 visitas.
Publicado el 31 de enero de 2022 por Edu Robsy.


Valoraciones


Este texto no ha recibido aún ninguna valoración.


Para valorar «La Mujer de Su Casa» es necesario identificarse en textos.info.


Libros más populares de Concepción Arenal

6 libros publicados.


Ver todos los libros