Texto: Coloquio de Monos y Una
de Edgar Allan Poe


Diálogo


0


Twitter Facebook


Coloquio de Monos y Una

No hay más información sobre el texto 'Coloquio de Monos y Una'.


Edición física


Fragmento de Coloquio de Monos y Una

Y, sin embargo, aquellas nobles excepciones a la falsa regla general sólo servían para reforzarla por contraste. ¡Ay, habíamos llegado a los más aciagos de nuestros aciagos días! El gran «movimiento» —tal era la jerigonza que se empleaba— seguía adelante; era una perturbación mórbida, tanto moral como física. El arte —en sus diversas formas— erguíase supremo, y, una vez entronizado, encadenaba al intelecto que lo había elevado al poder. Como el hombre no podía dejar de reconocer la majestad de la Naturaleza, incurría en pueriles entusiasmos por su creciente dominio sobre los elementos de aquélla. Mientras se pavoneaba como un dios en su propia fantasía, lo dominaba una imbecilidad infantil. Tal como era de suponer por el origen de su trastorno, sufrió la infección de los sistemas y de la abstracción. Se envolvió en generalidades. Entre otras ideas extrañas, la de la igualdad universal ganó terreno, y aun frente a la analogía y a Dios, a pesar de las claras advertencias de las leyes de gradación que tan visiblemente dominan todas las cosas en la tierra y en el cielo, se empeñó obstinado en lograr una democracia que imperara por doquier.


Reseñas

Este texto no ha recibido aún ninguna valoración.


10 págs. / 18 minutos.
58 visitas / 12 lecturas / 50 descargas.
Publicado el 9 de junio de 2016 por Edu Robsy.


Textos más populares de Edgar Allan Poe