Libro gratis: El Hombre que No Era Nadie
de Edgar Wallace


    Sin votos


Novela


0


El Hombre que No Era Nadie

No hay más información sobre el texto 'El Hombre que No Era Nadie'.


Edición física


Fragmento de El Hombre que No Era Nadie

—Es una señorita muy educada —afirmó Salomón Stedman—. Mi hermano Fred también era muy distinguido, aunque nunca reunió lo bastante para salir de pobre; y gastaba el diez por ciento más de lo que ganaba. ¿Has oído hablar alguna vez en Inglaterra de los Stedman?

—No lo recuerdo —replicó Pretoria Smith—. Claro que yo en Inglaterra conozco poca gente, así como también poca gente me conoce a mí.

—Yo he estado manteniendo a su madre durante años —exclamó el viejo complacido—. Solo unas libras al mes para ayudarles. Ya comprenderás. Últimamente les pude enviar más, y si esto de la mina se realiza…

Movió la cabeza ante lo magnífico del negocio.

Salomón Stedman no había exagerado las dificultades de la empresa. Durante seis meses, bajo un sol abrasador, los dos hombres trabajaron abriendo fosos en la arena, examinando cuarzo que a menudo había de ser transportado veinte millas más allá, para que lo lavaran; en aquellos meses, Pretoria Smith consiguió olvidar varias cosas desagradables. La mina fue reclamada, llegaron peritos de Johannesburg, altos empleados de El Cabo; se solicitaron y pagaron licencias; y doce meses después del encuentro de los dos hombres, el primer molino funcionaba, estruendosamente, en el mismo lugar en que Salomón Stedman había recobrado el conocimiento.


136 págs. / 3 horas, 58 minutos.
89 visitas.
Publicado el 19 de octubre de 2017 por Edu Robsy.


Valoraciones


Este texto no ha recibido aún ninguna valoración.


Para valorar 'El Hombre que No Era Nadie' es necesario identificarse en textos.info.


Textos más populares de Edgar Wallace