Texto: El Pequeño Escribiente Florentino
de Edmundo de Amicis


Cuento


0


Twitter Facebook


El Pequeño Escribiente Florentino

No hay más información sobre el texto 'El Pequeño Escribiente Florentino'.


Edición física


Fragmento de El Pequeño Escribiente Florentino

Empezó a escribir, imitando todo lo que pudo la letra de su padre. Y escribía contento, con gusto, aunque con miedo; las fajas escritas aumentaban, y de vez en cuando dejaba la pluma para frotarse las manos; después continuaba con más alegría, atento el oído y sonriente. Escribió ciento sesenta: ¡cerca de un florín! Entonces se detuvo: dejó la pluma donde estaba, apagó la luz y se volvió a la cama de puntillas.

Aquel día, a las doce, el padre se sentó a la mesa de buen humor. No había advertido nada. Hacía aquel trabajo mecánicamente, contando las horas y pensando en otra cosa. No sacaba la cuenta de las fajas escritas hasta el día siguiente. Sentado a la mesa con buen humor, y poniendo la mano en el hombro del hijo:

—¡Eh, Julio —le dijo—, mira qué buen trabajador es tu padre! En dos horas he trabajado anoche un tercio más de lo que acostumbro. La mano aún está ágil, y los ojos cumplen todavía con su deber.

Julio, contento, mudo, decía para sí: ¡Pobre padre! Además de la ganancia, le he proporcionado también esta satisfacción: la de creerse rejuvenecido. ¡Ánimo, pues!


Reseñas

Este texto no ha recibido aún ninguna valoración.


7 págs. / 12 minutos.
50 visitas / 13 lecturas / 64 descargas.
Publicado el 10 de junio de 2016 por Edu Robsy.


Textos más populares de Edmundo de Amicis